Los Tigres sin Gignac se convierten en un equipo intrascendente

Carlos Alberto Pérez García
·2  min de lectura

En el fútbol existen jugadores que cambian la historia de un club para toda la vida e incluso hay algunos equipos cuentan con la fortuna de tener más de uno en su trayectoria. Desde Cruyff y Messi en el Barcelona, hasta Pelé en Santos de Brasil o Maradona en Nápoles, todos consiguieron llevar a su equipo a la cima más alta y eso es algo que se debe presumir y portar con orgullo, porque no cualquier equipo tiene ese privilegio.

En un nivel mucho más aterrizado y mesurado, así como Álex Aguinaga y Ricardo Peláez le dieron una época de oro al Necaxa, Saturnino Cardozo y Sinha hicieron lo propio con Toluca y Humberto Suazo consiguió su época de oro Monterrey, del mismo modo André-Pierre Gignac le está dando la era más gloriosa a la historia de los Tigres.

Lamentablemente para los seguidores felinos de la Sultana, esta época tendrá que acabar en algún momento y entonces probablemente todo vuelva a la normalidad, con Tigres como un equipo intrascendente a grandes rasgos pero con un buen clásico en el norte vs Monterrey.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

El último ejemplo de esto se vio el domingo, cuando Tigres tuvo que enfrentar a Santos Laguna en uno de los partidos más grises de Ricardo Ferretti al frente del equipo universitario y que, por molestias físicas, no pudo contar con su goleador estrella y máxima insignia del club, André-Pierre Gignac.

El resultado fue relativamente obvio, pues a pesar de la buena actuación del guardameta guerrero, Tigres regresó a casa con una derrota 1-0 y un penal fallado por Carlos González, la "contratación bomba" de este mercado.

De hecho, hablando en particular de la Liga MX, los Tigres no han podido contar con Giganc hasta en 15 encuentros de liga, en las que suman el extraordinario récord de seis derrotas, cinco empates y solamente cuatro victorias. Más dependencia del francés no podría ser posible.

Es un hecho que estos Tigres giran alrededor del ariete galo y que, sin él, el equipo se vuelve gris, sin espectacularidad y mucho menos efectivo. No es nada de qué avergonzarse, porque todos quisieran tener un e¡jugador así de determinante, pero es un hecho que estos Tigres poderosos son Gignac y 10 más; así que, mientras dure deben disfrutarlo al máximo, porque no es fácil que se repita la historia de André-Pierre en el futuro.

Para más de Carlos Alberto Pérez, ¡síguelo también en Twitter como @CarlosAlbertoPG!