Tigres finalista del Mundial de Clubes: el secreto detrás de un hito en la historia del fútbol mexicano

Pablo Lisotto
·4  min de lectura

La cuarta fue la vencida para Tigres. Y no solo la disfruta, sino que también hace historia y escribe su nombre en los libros de fútbol mexicano con letras de molde.

Con el 1 a 0 a Palmeiras, el conjunto de la Universidad Autónoma de Nuevo León se convirtió en el primero de su país en acceder a la final del Mundial de Clubes, donde el próximo jueves definirá el título con Bayern Munich o el egipcio Al Ahly, que se enfrentan esta tarde a las 15.

Mundial de Clubes: Tigres, con los argentinos Guzmán y Pizarro, venció a Palmeiras y jugará la final

El 5 de agosto de 2015 fue un día clave en su historia reciente. Ese día pudo convertirse en un inédito campeón de la Libertadores. Pero chocó con un River implacable que lo goleó 3 a 0 volvió a alzar la Copa después de 19 años. Desde entonces, debieron pasar 2013 días repartidos en cinco años, seis meses, y dos días para que Tigres se diera un gusto grande a nivel internacional.

Aquella frustración fue un aprendizaje para el conjunto mexicano. Pero también una oportunidad. Porque en vez de arrasar con lo construido, depurar el plantel e iniciar un nuevo proceso, mantuvo su columna vertebral y siguió intentándolo.

Como entonces, el entrenador sigue siendo Ricardo Tuca Ferretti. Que ahora celebra esta histórica clasificación a la final de la competencia que se desarrolla en Qatar. "Habíamos perdido tres oportunidades de venir a este torneo. El esfuerzo de todos nos puso en la final. Es una cosa que estamos disfrutando y vamos a seguir soñando, declaró el experimentado DT brasileño.

Como entonces, sigue en el arco Nahuel Guzmán, en el medio Guido Pizarro y Javier Aquino, y la responsabilidad de los goles tienen nombre, apellido y perfume francés: André Gignac. Quienes a diferencia de lo ocurrido en 2015 ayer pudieron abrazarse y disfrutar después de una clara victoria. Que fue mucho más amplia que el apretado 1 a 0 del resultado (penal anotado por el delantero a los 8 del complemento), solo explicado por la soberbia actuación del arquero brasileño Weberton.

En 2016 Tigres tuvo al alcance de la mano el pasaje a Tokio. Pero América le ganó la final de la Concachampíons. Un año más tarde pudo haber conocido Emiratos Árabes Unidos. Pero esa vez el que lo amargó en la final continental fue Pachuca. Incluso, tuvo la oportunidad de visitar Qatar en 2019. Pero entonces tropezó en la definición con Monterrey.

Claro que el azar también le jugó a favor. Desde 2014 solo dos veces el campeón de la Concachampions evitó enfrentarse al campeón de Europa. En 2017 Gremio debió esforzarse para ganarle en tiempo extra a Pachuca 1 a 0, y esta vez Tigres dejó en el camino al campeón de la Libertadores. En ese mano a mano, la paridad parece más tangible.

Palmeiras no estuvo a la altura. Llegó extenuado a este partido. Desde el 22 de julio de 2020 disputó casi el doble de partidos que su rival (57 a 29). De todas maneras, es muy infrecuente que el monarca de América quede marginado de la final del Mundial de Clubes. De hecho, a lo largo de las 17 ediciones eso ocurrió en apenas cinco ocasiones. Palmeiras se suma al reducido grupo que comparten Inter de Porto Alegre (en 2010 lo eliminó Mazembe, de la República Democrática del Congo), Atlético Mineiro (Raja, de Marruecos, lo sorprendió en las semifinales de 2013), Atlético Nacional (cayó ante Kashima, de Japón, en 2016) y River (en 2018 perdió por penales contra el humilde Al Ain, de Emiratos Árabes Unidos).

Debuta el campeón de Europa

Después de una odisea que incluyó el insólito hecho de que los jugadores y el cuerpo técnico pasaran la noche (más de siete horas) sentados en un avión sin despegar en el aeropuerto de Berlín, finalmente Bayern Munich logró llegar a Qatar anteayer a media tarde.

"Tenemos la impresión de que las autoridades competentes se burlaron de nosotros. Las autoridades de Brandeburgo no saben lo que le hicieron a nuestro equipo", dijo Karl-Heinz Rummenigge, el CEO de la entidad alemana, en declaraciones al diario Bild.

El conjunto dirigido por Hansi Flick buscará su sexto título consecutivo después de ganar la Bundesliga, la Copa de Alemania, la Champions League, la Supercopa europea y la Supercopa germana.