Tiene 10 años, es niña y debió apelar a una campaña para disputar un torneo masculino

Yahoo! Deportes

Es una historia que se repite en cada pequeño pueblo de nuestro continente. Hay uno de cada: una panadería, un mercadito, una escuela, una iglesia, una plaza central, y así… En Vieiras, interior del estado de Minas Gerais, en Brasil, viven cuatro mil habitantes. Entre ellos, María Alice, que es la única (uno de cada) futbolista menor de 12 años del lugar. Por ese motivo, ella siempre se mezcló con los niños.

Desde pequeña, María Alice prefería ver fútbol con su padre o patear una bola en el recreo en vez de saltar la cuerda como hacían sus amiguitas. Claro, en una ciudad pequeña llamó la atención de todos, y no sólo por su habilidad… un grupo de profesores llegó a avisar a los padres de la niña por el “comportamiento extraño” de su hija. Sus compañeros, que la conocen desde hace tres años y están acostumbrados a entrenar con ella y hasta disputar partidos de la liga local, por lo cual lo que vendría a suceder realmente los golpeó duro.

Cuando la pequeña futbolista estaba lista para disputar la Copa SESC, un torneo que cuenta con la participación de equipos de varias localidades del estado, llegó la peor noticia. Después de tardes enteras de entrenamiento y de que su madre le comprase unos botines nuevos, con su nombre bordado en ellos, la organización de la Copa SESC envió una carta rechazando la participación de la niña ya que el torneo “no contempla la posibilidad de que lo disputen equipos mixtos”.

Dejen a María Alice jugar

“Somos de una ciudad chica. No hay un equipo femenino donde María Alice pueda jugar. Por eso, desde los seis años ella juega con los chicos”, le dijo Eliane Barbosa, madre de la jugadora, al periodista Breiller Pires. “Fue una frustración enorme, María Alice estaba muy ansioso por disputar ese campeonato. Cuando supo del rechazo, se fue a dormir llorando y eso me partió el corazón”, agregó Barbosa, quien enseguida, esa misma noche, inició una campaña en internet con el “Dejen a María Alice jugar, #laschicastambienjuegan” como bandera.

A pesar de que la campaña fue un éxito rotundo en Internet, consiguiendo casi mil firmas en pocas horas, la organización de la Copa SESC no dio el brazo a torcer en primera instancia. “Si la dejamos participar, después van a venir equipos femeninos a pedirnos para integrar un niño”, dijeron.

El veredicto final

Después de una semana de campaña, la página para que María Alice pueda jugar reunió casi 20 mil personas, que pedían enérgicamente a la organización para torcer la decisión. Finalmente, a pocas horas del cierre de listas de planteles, los organizadores de la Copa SESC enviaron un comunicado aceptando la participación de la pequeña delantera. “María Alice va a participar de la Copa SESC porque queremos que todos tengan la oportunidad de crecer y perfeccionarse”, decía la carta, que deseaba un buen torneo a todos. Por ahí anda, María Alice, gambeteando leyes obsoletas, siendo feliz.

 

También te puede interesar: 

Inter de Milán: el tapado que se está cocinando fuera del foco

Sobre el futuro de los tridentes en Madrid y en Barcelona

Neymar, Falcao, Dybala…los mejores latinoamericanos de la jornada en nuestro once ideal