Thiem eliminado y Halep-Serena duelo en cuartos

Agencia EFE
·6  min de lectura

Melbourne (Australia), 14 feb (EFE).- El austriaco Dominic Thiem (3) se despidió de Melbourne Park ante búlgaro Grigor Dimitrov (19) al caer en octavos de final del Abierto de Australia por un contundente 6-4, 6-4 y 6-0; mientras que el cuadro femenino contará con un estelar encuentro entre la estadounidense Serena Williams (10) y la rumana Simona Halep al imponerse a la bielorrusa Aryna Sabalenka (7) y a la polaca Iga Swiatek (15), respectivamente.

El vigente finalista Thiem acusó el cansancio acumulado tras remontar al local Nick Kyrgios en un partido a cinco sets en la ronda anterior y fue atropellado por un excelente Dimitrov que llegaba fresco después de haber disputado tan sólo un set en tercera ronda como consecuencia del abandono del español Pablo Carreño Busta.

Un errático Thiem, que cometió un total de 41 errores no forzados (23 más que su rival), frenó en seco unas expectativas que apuntaban muy altas por su condición de vigente campeón del Abierto de Estados Unidos.

Su verdugo, el búlgaro Dimitrov, demostró una vez más porque el ‘major’ australiano es su Grand Slam preferido tras alcanzar los cuartos de final por cuarta vez en su carrera.

Su próximo rival será el ruso Aslan Karatsev, quien se confirmó como la revelación del torneo tras apear al canadiense Felix Auger-Aliassime (20) en los octavos de final.

Por su parte, el alemán Alexander Zverev (6) resolvió con solvencia su partido de octavos de final ante el serbio Dusan Lajovic (23) por 7-6(5), 6-4 y 6-3, en lo que fue su quincuagésima victoria en competición Grand Slam.

“Ha hecho mucho más frío que normalmente, pero muy contento de haber pasado en tres sets”, dijo tras la conclusión del choque.

Volvió a presentar su faceta más intimidatorio al conseguir catorce saques directos y 43 golpes ganadores que fueron imprescindibles para superar por la vía rápida a un Lajovic que le obligó a sentenciar en cinco sets en las dos últimas ocasiones que se enfrentaron en Roland Garros (2018 y 2019).

Zverev llegará con fuerzas a su compromiso de cuartos de final, donde se enfrentará al serbio Novak Djokovic (1) o al canadiense Milos Raonic (14), después de cerrar sus últimas tres partidos sin ceder un sólo set.

El joven tenista de Hamburgo consiguió acceder a los cuartos de final por segundo año consecutivo y convertirse, de esta forma, en el sexto alemán en lograr superar los octavos de final en más de una ocasión.

En el femenino, la estadounidense Serena se llevó una tremenda lucha al vencer a la bielorrusa Aryna Sabalenka (7) por 6-4, 2-6 y 6-4. Serena, que cuenta con el mayor número de títulos (7) en Melbourne Park en la Era Open, seguirá con opciones de igualar la marca de Margaret Court como jugadora con mayor número de títulos Grand Slam (24), y ya está a solo tres partidos de conseguirlo.

A pesar de la victoria, la tenista de Michigan cedió por primera vez un set en lo que se lleva de torneo después de cerrar sus primeros partidos en dos sets ante la alemana Laura Siegemund, la serbia Nina Stojanovic y la rusa Anastasia Potapova.

Fue la primera vez desde que arrancó su andadura en Melbourne Park que la estadounidense se enfrentó a una cabeza de serie.

Su próximo obstáculo, la rumana Halep se vengó de la contundente derrota recibida en las semifinales del pasado Roland Garros por la polaca Swiatek, al superarla por 3-6, 6-1 y 6-4.

“Ha sido muy duro, sabía que me iba a hacer mucho daño con esa derecha liftada. Intenté echarme un poquito hacia detrás tener la capacidad de hacerla correr más”, dijo tras la conclusión del partido.

No supo mantener el liderato en el marcador la joven polaca que pasó de acumular once errores no forzados en la primera manga a diecinueve en el set definitivo.

Tal y como explicó la rumana, cambio de estrategia al ser consciente de la pegada de su rival y retrocedió un paso más hacia detrás para ser capaz de entrar más en juego. Su voluntad por buscar el fallo de la rival le llevó a cometer tan sólo 17 errores no forzados en un partido que duró casi dos horas.

A pesar de su bagaje claramente desfavorable en el cara a cara que mantiene con su próxima rival Serena (2-9), su recuerdo más reciente fue la victoria que obtuvo en la final de Wimbledon en 2019 cuando la rumana se impuso por un doble 6-2.

La española Garbiñe Muguruza (14) cayó en octavos ante la japonesa Naomi Osaka (3) por 4-6, 6-4 y 7-5, en lo que fue una brillante lucha a un alto nivel tenístico.

Muguruza, vigente finalista, desperdició dos pelotas de partido al resto cuando el marcador reflejaba un 5-3 a su favor en el tercer set. Sin embargo, se marchó con la cabeza bien alta a pesar de la amarga derrota por completar dos semanas en Melbourne en la que acumuló siete victorias y dos derrotas, ante la local Ashleigh Barty (1) y la propia Osaka.

“No sabía qué esperar porque nunca nos habíamos enfrentado. Estaba intimidada antes de empezar porque sabía lo bien que llegaba al partido”, comentó Osaka tras la conclusión de un partido que rozó las dos horas.

El choque estaba llamado a ser una épica batalla por el inmejorable estado de forma que atravesaban las dos campeonas de Grand Slam al no ceder un sólo set en las tres primeras rondas.

El dominio con el servicio de las dos favoritas extendió la igualada en el marcador hasta el 5-4, momento en el que Muguruza logró una oportuna rotura para apuntarse la primera manga ante una Osaka que llegó a sacar a 195 kilómetros por hora.

El desparpajo de Muguruza continuó en un segundo set que estrenó con un temprano ‘break’. Sin embargo, Osaka, que veía cómo sus opciones de seguir viva en Melbourne Park se desvanecían, sacó su mejor tenis al resto para establecer de nuevo la igualada en el segundo asalto.

Las dudas de Muguruza, acompañadas de la solidez de Osaka al resto, llevaron el partido a un set definitivo que comenzó con ambas tenistas blindando sus juegos al saque hasta que la española dio un pase adelante con el 2-2 para ver más de cerca los cuartos de final.

Se apuntó un juego la tenista española nacida en Caraca, que rozó la excelencia con el 4-3 a su favor, después de convertir tres saques directos, uno de ellos para salvar una pelota de ‘break’, y firmar uno de los mejores puntos del partido al conectar un revés paralelo ganador que estableció el 5-3.

Fue en el siguiente juego cuando Muguruza dispuso de dos pelotas de partido con 15-40, que Osaka salvó tras conectar un saque directo y aprovechar un error no forzado de la española.

El físico le impidió mantener el mismo nivel de agresividad y Osaka acabó consiguiendo una rotura ‘in extremis’ que le clasificó para una siguiente ronda en la que se enfrentará a la taiwanesa Su-Wei Hsieh, de 35 años, y 71 del mundo, que sigue haciendo historia al vencer a la checa Markéta Vondroušová, por 6-2 y 6-4 y lograr lo mejor de su carrera en el Grand Slam..

“Siempre es una rival muy dura. Si no estoy enfadada me lo pasaré muy bien pero ahora me toca descansar porque ha sido un partido muy exigente”, comentó Osaka sobre la talentosa Hsieh, tras llevarse el primer partido en el que se enfrentó a Muguruza.

(c) Agencia EFE