El Tevez goleador: cómo logró su mejor arranque histórico en Boca y la importancia de Russo y Riquelme

Pablo Lisotto
lanacion.com

Carlos Tevez disfruta, a los 36 años, de su mejor arranque de año como goleador deBoca. Pero no solo desde que regresó en julio de 2015, tras su exitosa década por las mejores ligas de Europa, ni desde su rescate de la ignota Superliga china en enero de 2018. Su promedio de gol supera cualquier marca anterior, incluso si se tienen en cuenta sus estadísticas desde que debutó, en 2001.

En lo que va de 2020, el Apache precisó seis partidos para anotar cinco goles. Eso le da un promedio de 0,83 goles por partido. O más claro: como en total disputó hasta aquí 506 minutos, hay un festejo de suyo con la camiseta de Boca cada 101 minutos.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Con su racha actual, el Nº 10 mejoró su registro de 2015 (tardó 10 partidos en llegar a los 5 goles). En 2002, en cambio, se demoró 19 juegos para lograr cinco conquistas. En 2003 fueron 15. En 2004, 18. En 2016, 14. En 2018, 16. Y en 2019 recién llegó a los cinco festejos propios a los 26 partidos, con un pobre 0,19 de promedio.

Las razones del gran presente del ídolo pueden ser varias. Pero hay dos fundamentales. El principal es el compromiso y la mentalidad del jugador. El año pasado ya había modificado su plan alimenticio y exhibió su mejor momento físico desde que volvió de China: bastaba comparar su figura con la de 2018 en sus participaciones en su serie Apache para notarlo. Sin embargo, desde lo futbolístico no lograba marcar la diferencia. Pero ahora también parece haber recuperado la alegría, tal como le planteó Juan Román Riquelme apenas asumió como vicepresidente segundo y máxima autoridad del Departamento de fútbol del club.

El otro factor clave es la presencia de Miguel Ángel Russo. Tevez siente que el actual DT xeneize le habla de frente. Entonces, ni es protagonista de una convivencia obligada, como ocurrió con los mellizos Barros Schelotto, ni siente que su figura está elevada al nivel de prócer o abanderado de la institución, como le hizo creer Gustavo Alfaro.

"A los jugadores que nos han dado tanto hay que tratarlos con cariño. Yo lo que deseo es que Carlos recupere la alegría de jugar a la pelota, él tiene que jugar a la pelota, no al fútbol, como lo hacía de chiquito", lo mimó Román a través de TNT Sports, antes de las elecciones. Y contó: "Ya hablé con él. Es el único jugador con el que hablé. Estaba contento de que lo llamé, tiene ganas de seguir jugando. Los hinchas de Boca lo queremos mucho. Todavía puede darle mucho al club. Salimos de lugares humildes y cuando nos sentimos en esos lugares, sacamos ventaja".

"A Carlos lo cuento como punta, donde jugó toda su carrera", le decía Russo a LA NACION, en una reciente entrevista. Lejos de endiosarlo, el DT lo trató desde un primer momento de un modo más terrenal: "Es jugador del club, tiene un gran trayectoria, es ídolo y tiene contrato. Le tengo el mayor de los respetos", dijo con firmeza, el día de su presentación.

La respuesta, y los elogios, no se hicieron esperar. Luego del debut triunfal en un amistoso ante Universitario de Perú en San Juan, el Apache destacó las virtudes de su nuevo entrenador: "Russo nunca me dijo nada que no fuera real, y esa es la mejor manera de empezar una relación. Nos da tranquilidad. Es totalmente diferente. Es claro en los conceptos y la verdad que quiere ver a un Boca que juegue bien al fútbol".

También es cierto otro asunto, que trasciende al campo de juego. La derrota que sufrió el macrismo en Boca en diciembre pasado le abrió a Tevez un escenario diferente al que vivió de 2015 a comienzos de año. Incluso, todavía está fresco en la actual dirigencia su apoyo público a Daniel Angelici en las elecciones de 2015, que permitió la reelección del empresario en detrimento de, justamente, la fórmula compuesta por Jorge Ameal y Mario Pergolini.

Sin embargo, ambas partes son lo suficientemente inteligentes como para confundir los tantos. De hecho, mientras Tevez dé fundamentos de que sigue siendo importante dentro del equipo, su continuidad estará asegurada.

Mientras tanto, el capitán sigue disfrutando de su gran presente. Que además le permite reescribir algunas marcas personales, como por ejemplo la única vez que había tenido una racha mejor a la actual (más de cinco goles en seis partidos) en Boca fue entre el 24 de mayo y el 19 de junio de 2003, cuando marcó seis tantos en seis juegos (uno a Chacarita, Cobreloa, América de Cali, Arsenal y dos frente al conjunto caleño, en Colombia, y en el medio no marcó frente a Paysandú).

Aunque no viajó a Caracas para el debut en la Libertadores, Tevez se siente mejor que nunca, y gracias a su lucidez, su experiencia y sus goles, Boca se siente vivo, y con ganas de pelearle la Superliga a River hasta el último minuto.

Qué leer a continuación