Tevez, a corazón abierto: qué le dolió de Riquelme y cómo siguió la pelea

LA NACION
lanacion.com

Carlos Tevez vive un momento especial. A fines de 2019, pensó que sus días en Boca podrían estar contados, teniendo en cuenta el cambio de dirigencial y su distanciamiento con Juan Román Riquelme, quien pasaba a estar a cargo del fútbol profesional del club. Sin embargo, el Apache arrancó la era de Miguel Angel Russo como titular y capitán. "Hoy me quiero fajar con los centrales rivales, me duele todo, pero me tengo que fajar. Hoy entendí que el Tevez de antes no va a volver, pero que puedo jugar de 9. Tevez tiene que estar cerca del área y hacer diferencia ahí. No tengo el mismo cuerpo de antes. Puedo jugar cerca del área y tratar de hacer la diferencia ahí, pero es un proceso que tengo que ir asimilando. Los años pasan para todos", reconoció en una charla con Fox Sports Radio.

Tevez admitió que tuvo que limar asperezas con Riquelme a comienzos de 2020: "Fue importante la charla porque los dos nos teníamos que decir las cosas frente a frente, fue importante nuestra pelea y la verdad que herimos mucho a los hinchas. Ahora los dos estamos en el mismo barco. ¿Qué me había enojado de Román en su momento? Lo que le dije a Roman fue que me dolió que el ídolo del club diga que River era mejor que Boca, que jugaba mejor, a mí escuchar eso me dolía".

En diciembre de 2016, teniendo un muy buen nivel, Tevez sorprendió dejando Boca para ir a jugar a China. Guillermo Barros Schelotto, el entonces DT xeneize, intentó convencerlo, pero no pudo: "Yo me arrepiento de cómo me fui a China, no porque me fui. El por qué estaba más que claro. Habíamos ganado todos los clásicos con un nivel muy alto, necesitaba poner en blanco mi cabeza, no jugábamos Copa Libertadores... Pensé 'me voy 1 año a descansar la cabeza' así lo senti", dijo el delantero.

Y agregó: "Cuando volví de Italia a Boca, estaba muy agobiado. Carlitos elegía la comida, era utilero, era todo. Era mucha la presión que sentía, era muy difícil mantenerse en un buen nivel. La salida a China fue lo mismo. Pero el Mundo Boca me abrazó siempre. Cuando volví de China tenía que demostrar. La gente estaba enojada y con razón".

En aquel momento se habló mucho sobre la mala comunicación de su pase a Shanghai Shenua. Tevez reconoció esa situación como un error: "Me arrepiento por la comunicación cuando me fui a China, no fue buena, pero estaba mal. Creí que hablarle o no a la gente era lo mismo porque iba a estar enojada igual por como me iba. Pero bueno, allá tampoco me fue bien. Es como digo. Se notó en China que estaba mal porque me desgarré cuatro veces".

Cuando un año después regresó a Boca, sintió que su relación con el Mellizo ya estaba rota: "Guillermo (Barros Schelotto) se enteró por la prensa que me iba a China. Ahí fue el punto donde se quebró la relación. No es lo mismo que un técnico cuente con su figura a que no. Cuando volví, ya era otro trato, la relación ya estaba rota". Pero enseguida aclaró: "Guillermo no me decepcionó, no tuvo la culpa, me equivoqué yo. Yo me fui a China y sabía que iba a volver, lo tendría que haber hablado directamente con él".

En su última etapa, tuvo un quiebre en la relación con Gustavo Alfaro, el anterior DT xeneize, sobre todo cuando en el primer clásico de su ciclo lo deja en el banco de suplentes ante River, en Núñez: ¿Por qué puso mala cara al llegar al Monumental? "Me pareció que no era el momento de enfrentarlo (a Alfaro), no pude, fue mas fuerte que yo. Cuando entendí que era para ponerme en los últimos 20 minutos, ya era tarde porque me lo dijo en el vestuario", y agregó: "Mi relación con Alfaro se rompe antes: jugamos dos partidos y yo no juego bien; y al tercer, cuarto partido me saca. Entonces, no era tanto su bandera, que fue lo que dijo no bien llegó a Boca. La situación de Gustavo también era complicada, necesitaba resultados urgentes".

Qué leer a continuación