La tensión global aumenta la fuga de capital extranjero en la bolsa de Sao Paulo

Agencia EFE
EFE

Sao Paulo, 12 mar (EFE).- La aversión de los inversores al riesgo en medio de las turbulencias globales y la búsqueda de activos más seguros ha provocado una fuga de capital extranjero de cerca de 10.000 millones de dólares en lo que va de año en la Bolsa de Sao Paulo, la mayor plaza de Suramérica.

"El inversor extranjero entró con fuerza en 2016 y 2017 y a partir del año pasado empezó a salir, un movimiento que se intensificó a comienzos de este año por el coronavirus, el aumento de la percepción de riesgo, el petróleo y la preocupación sobre el crecimiento local", dijo a Efe Luis Sales, analista de acciones de la corredora Guide Investimento.

Desde comienzos de enero hasta el lunes, 9 de marzo -día de pánico en las bolsas mundiales-, los inversores extranjeros compraron 506.750 millones de reales (107.819 millones de dólares) en acciones en el mercado secundario de acciones de la plaza paulista, pero vendieron 552.777 millones de reales (117.612 millones de dólares).

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

La fuga de capital extranjero en la plaza paulista en lo que va de año ya supera la de todo 2019, cuando se registró una salida récord de 44.500 millones de reales (9.479 millones de dólares en el cambio actual).

No obstante, la huida de dinero proveniente del exterior fue cerca de diez veces menor (4.694 millones de reales o 998 millones de dólares) en 2019 si se tienen en consideración las salidas a Bolsa (IPO) de capital extranjero en el mercado primario, que sumaron 39.822,9 millones de reales (8.472 millones de dólares) en el periodo.

Según los analistas, la fuga de capital puede aumentar en los próximos meses debido a la búsqueda de activos más seguros, como títulos de la deuda estadounidense, en medio de la tensión generada por una conjunción de factores: las turbulencias globales por la expansión del coronavirus, la guerra de precios de petróleo, el enrarecido clima político en Brasil y el todavía débil crecimiento de la mayor economía de Suramérica.

El PIB brasileño avanzó en 2019 un 1,1 %, el menor crecimiento en tres años, y el Gobierno ha supeditado el despegue de la economía a la aprobación de nuevas reformas, principalmente la administrativa y la tributaria, aunque las mismas aún no han comenzado a ser tramitadas en el Congreso.

Pero la inversión extranjera en Bolsa representa tan solo una parcela del total de la inversión foránea en el país. La renta fija, por ejemplo, que durante algunos años fue un activo atractivo, comenzó a perder interés en los últimos años debido a la fuerte caída de las tasas de intereses, que se encuentran en mínimos históricos (4,25 % anual la tasa de referencia tras haber superado el 14 % en 2016).

"Si hacemos una evaluación, el mundo está más conservador y en Brasil los inversores no consiguen un retorno, las tasas de intereses han caído mucho. Eso justifica ese movimiento de salida", explicó a EFE Filipe Villegas, jefe de estrategia de Genial Inversiones.

Según Andre Perfeito, socio y analista de la corredora Necton, el extranjero no ha salido completamente de Brasil, "pero está buscando activos que generen renta, como el fondo inmobiliario, dejando de lado el mercado secundario de acciones".

Villegas, por su parte, cree que cuando las aguas se calmen a nivel internacional y las reformas defendidas por el Gobierno brasileño avancen en el Congreso, los inversores retornarán al mercado brasileño, aunque en busca de otros activos.

"La inversión, cuando vuelva, va a tener un nuevo destino. Antes invertían en renta fija, pero tenderán a invertir en empresas brasileñas, sea con capital abierto o cerrado", precisó Villegas.

- INVERSORES LOCALES, CLAVES PARA SOSTENER LA BOLSA DE SAO PAULO

A pesar de la salida de inversores extranjeros, el inversor local permanece "bien posicionado" en la Bolsa de Sao Paulo, que esta semana sufrió una caída histórica tras varios meses de euforia.

Los inversores locales realizaron un movimiento fuerte de entrada en Bolsa en 2019, coincidiendo con el primer año de Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, quien consiguió conquistar al mercado con un agenda de corte liberal capitaneada por su ministro de Economía, Paulo Guedes.

El corro paulista cerró 2019 con una escalada del 31,58 % y su índice Ibovespa, referencia del parqué, en los 115.645 puntos, pero el coronavirus pinchó el entusiasmo bursátil que durante los últimos meses ha llevado a la Bolsa de un récord tras otro.

La plaza brasileña se hundió el miércoles un 7,64 % al cierre de la sesión, después de haber interrumpido durante treinta minutos sus operaciones por segunda vez en tres días de gran volatilidad en el mercado financiero.

El Ibovespa terminó la jornada del miércoles en 85.171 puntos, 7.043 menos que el martes, cuando el parqué repuntó un 7,14 % tras el llamado "lunes negro", en el que el parqué se hundió un 12 % contagiado por las turbulencias en el exterior.

Alba Santandreu

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación