Tenis social: los profesores y las escuelas de AMBA se movilizan mientras ya se juega en 19 provincias

Fernando Vergara
·9  min de lectura

El impacto del coronavirus tanto en el tenis profesional como el amateur todavía resulta imposible de dimensionar. Mientras aquellos que forman parte de la elite aguardan por nuevas noticias (como mínimo, los torneos oficiales de la ATP y WTA no volverán antes de agosto próximo), en el ámbito recreativo ya se puede empuñar la raqueta en una buena parte del mundo. En la Argentina, puntualmente, en las últimas tres semanas ya suman 17 las provincias que habilitaron la práctica del tenis total, más otras dos que lo hicieron de forma parcial.

Siempre haciendo hincapié en el tenis que no es profesional, en abril, Andino Tenis Club, una de las instituciones deportivas con más tradición de la ciudad de Mendoza, había sido el primero en confeccionar un protocolo para tratar de "reactivar" la actividad. Una iniciativa que con el transcurrir de los días tuvo sus réplicas en distintos clubes. Lo cierto es que la maquinaria del tenis se fue reactivando de forma paulatina. El lunes 11 de mayo Corrientes se convirtió en la primera provincia en habilitar la práctica. Todo en línea con las directrices que confeccionó la AAT. La entidad madre había presentado a fines de abril un "Protocolo de Inicio de la Práctica de Tenis" al Ministro de Turismo y Deporte de la Nación, Matías Lammens.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades del 8 de junio

Después, Jujuy, Salta, Catamarca, San Luis, Chubut, Tierra del Fuego, Misiones, Neuquén, Tucumán y La Rioja fueron las provincias que se acoplaron de manera escalonada. Y en las últimas horas se sumaron Mendoza, Santa Fe, San Juan, Córdoba, Entre Ríos y La Pampa. Además, las provincias que comenzaron a abrir de forma parcial la actividad, ya sea en términos territoriales o con restricciones horarias y/o etarias, fueron: Chaco (Sáenz Peña, San Bernardo, Charata y Las Breñas) y Buenos Aires (Tres Arroyos, Rojas, Pehuajó, Rivadavia, Roque Pérez, Miramar, Lincoln y Tandil).

En cada una de las peticiones, se remarcaba que el tenis es un deporte que no representa riesgos de contagio por sus características y por jugarse al aire libre. En definitiva, una actividad que por su naturaleza es más fácil de retomar que otros deportes. Así, el alcohol en gel en cada set, los barbijos y las bateas para limpiar el calzado fueron algunas de las exigencias que adoptaron cada uno de los clubes. De acuerdo al espacio donde estén ubicados (esto vale tanto en la Argentina como en cualquier país del mundo) hay distintas restricciones y las variables dependen de cada lugar: acceso a los socios con turno, imposibilidad de manejar dinero en efectivo, precintos en los bebederos, límites en el uso de las pelotas, e ingreso a los vestuarios, por ejemplo. Dependiendo de la ciudad, también, puede haber o no una restricción de tiempo tanto para la práctica libre como para las clases personalizadas o en grupos.

Desde ya, la situación preocupa en diversos ámbitos, aunque el impacto mayor se está sintiendo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y la Ciudad de Buenos Aires, donde se registran las zonas de mayor índice de contagios del país. Aquí, la cancelación de las clases en escuelitas y los entrenamientos competitivos surgía (y surge) como un gran golpe para el bolsillo de los profesores. Las tesorerías de los clubes, además, dependen del pago de la cuota social.

Por supuesto, también están aquellas personas que lo practican por afición. "Estamos pidiendo que se abra el trabajo del tenis: profesores, cancheros, administrativos, proveedores de material deportivo viven de ello. Queremos generar algo positivo en un momento difícil. Se ha trasladado este tema a la AAT, pero esta decisión tiene muchas aristas. Más allá de cualquier decisión en lo político, queremos decir que no provocamos movimientos de gente que complique, que tenemos todos los protocolos, que los clubes pueden funcionar como un comercio de proximidad. Esto tiene una gran importancia en la salud mental para los chicos y los adultos. El domingo 14, gente de mi escuela (Chamaco Club) y yo, estaremos junto con más profesores yendo a la Quinta de Olivos. Tendremos una mini red para mostrar los protocolos de juego, con la distancia correcta", aporta Gustavo Centeno, profesor de tenis desde 1988. La convocatoria, organizada por distintos profesores que piden "trabajar", es para el próximo domingo, a las 11, sobre la avenida Maipú.

Cerrado: el tenis aún sigue sin regresar en el área metropolitana

Según expresó Agustín Calleri, el presidente de la AAT, en el sitio web de la misma, en breve trabajaran "para poder avanzar en CABA y provincia de Buenos Aires". "Creo que como primera etapa sería un error que el tenis vuelva socialmente. Nosotros trabajamos en un plan de retorno que consta de tres fases. La idea es que los profesores vuelvan a trabajar, porque hablamos de personas que viven de eso. En esa línea habría que capacitarlos. La segunda etapa sería abriendo sólo a los clubes que tienen tenis y que allí se den clases durante una semana o 10 días. Lógicamente, siempre con un protocolo adecuado. Si en esa prueba no hay casos de coronavirus, se le da pie a una tercera fase de cinco días de examen en la que ya entrarían en acción los socios, con reserva de cancha. Si todo esto funciona bien, ya se podría integrar el trabajo con lo social. Y ahí analizás si se puede seguir o se retrocede. Entiendo que los socios van a pegar el grito en el cielo, pero esto debe hacerse lentamente", enfatiza Walter Grinovero, coach de Francisco Cerúndolo (244°; 21 años). "Que quede claro: en las provincias es totalmente diferente, ahí no hay problemas", subraya.

Efectos del coronavirus: ¿qué le espera al circuito de tenis en esta temporada inédita?El cuadro de situación alrededor del mundo

En Europa, con la desescalada del Covid-19, ya se registra la reactivación casi total de la práctica del tenis recreativo. En cuatro de los países más afectados por la pandemia, Italia, Francia, Inglaterra y España, las cifras de muertos, contagios y de pacientes en terapia intensiva se reduce día a día.

Semanalmente, la Federación Internacional de Tenis (ITF por sus siglas en inglés) elabora un informe en conjunto con las federaciones regionales en el que detalla cómo es la situación país por país en cuanto al tenis como actividad social. Allí puede notarse que a medida que avanzan los días, cada vez son más las naciones que levantan sus restricciones.

Los mapas se dividen en tres colores: verde (es posible jugar, con restricciones), amarillo (retorno del tenis confirmado) y rojo (la práctica no es posible). Alrededor del mundo, esta semana 120 de los 210 países miembros de la ITF ya tenían pautas establecidas que permitían el uso de instalaciones de tenis. Y dentro de ese contexto, la mayor parte del Viejo Continente tiene vía libre. En España e Inglaterra, por ejemplo, se permite la práctica del tenis a cualquier jugador aficionado en horario flexible, siempre al aire libre y con cita previa en el club o entidad deportiva. Hay casos puntuales como el de Rusia, en rojo, que todavía no posibilita el acceso a las canchas. Por otra parte, la mayor parte de África sigue sin poder jugar al tenis.

Juan Daniel Manevy, un profesor argentino que se formó en el Adrogué Tennis Club y desde hace años vive en Pesaro (ciudad en la que jugó el equipo argentino de Copa Davis durante la histórica campaña de 2016), le contó a LA NACION que en Italia se puede jugar al tenis prácticamente de manera normal. "Ya nos movemos con tranquilidad. Los grupos que no son de alto rendimiento pueden ser de cinco personas en la cancha, más un profesor. Tienen que entrar con un barbijo y ponerse alcohol en gel", explica. Manevy, que trabaja en el Circolo Tennis Fano, detalla que en casi todas las zonas de Italia se están siguiendo las mismas reglas. "Desde el 3 de junio ya estamos en la fase 3 porque se abrieron las regiones. Se avanza progresivamente. De a poco se puede jugar en grupos más grandes y también usar las duchas y los vestuarios. El cupo ahí dentro es de cuatro personas. Afortunadamente todo está mucho más regularizado".

Con todas las miradas en Nueva York, Estados Unidos se ubica en el 1° puesto de países con mayor cantidad de muertes por el Covid-19. Charly Porfirio, un entrenador argentino radicado en Miami que trabajó, entre otros, con Brian Dabul, explica la situación del tenis social en ese país. "Llevamos unas cuatro semanas con actividad, siempre con recaudos. Hoy no se permite jugar dobles, sólo se puede una hora por cancha, y en algunos lugares no te permiten tener más de seis pelotas. En los clubes donde trabajo sólo puedo hacerlo con un jugador por vez. Lo que más me llama la atención es que se desbandó. Es normal, la gente estuvo mucho tiempo encerrada. Acá en Miami hay un furor impresionante: todos quieren jugar, no hay turnos, toda la gente espera durante muchas horas", detalla. Porfirio añade que los clubes donde no sólo se juega al tenis, sino que también hay gimnasio, natación, spa y restaurante, permanecen cerrados.

Actualmente, la alarma por el coronavirus está focalizada en América del Sur, que quebró la barrera del millón de casos, lo que representa más del 15% del total de infecciones en el mundo. Según el recuento se mostraba una aceleración en Brasil -el epicentro regional-, Chile, Colombia y Perú. Y la vuelta al tenis en el continente muestra distintas aristas. Siempre haciendo hincapié en el plano recreativo, desde la Confederación Sudamericana de Tenis (COSAT) le indicaron a este medio que sus tareas se diagraman en conjunto con la ITF, y que van hablando semanalmente con cada país sudamericano para actualizar la información.

Por ahora, además de la Argentina, entre los países que fueron retomando la actividad se encuentran Brasil y Uruguay. En tanto que Chile, Perú, Bolivia, Paraguay, Ecuador y Venezuela no pudieron hacerlo. En Colombia fueron autorizados los tenistas de alto rendimiento, y posteriormente -de acuerdo con el avance de la epidemia-, se avanzaría gradualmente en las siguientes fases específicas de reactivación.