Tenis | El Open de Australia se queda sin público: las autoridades decretan un confinamiento por un brote de Covid-19

Desde la Redacción
·2  min de lectura
Las gradas del Open de Australia (Photo by DAVID GRAY/AFP via Getty Images)
Las gradas del Open de Australia (Photo by DAVID GRAY/AFP via Getty Images)

Las autoridades australianas no se andan con tonterías. Un pequeño brote de Covid-19 que se ha producido en un hotel junto al aeropuerto de Melbourne (un Holiday Inn) ha sido suficiente para disparar todas las alertas en la ciudad. Las autoridades han decretado inmediatamente un confinamiento de nivel 4 de cinco días que comenzará en la madrugada del viernes al sábado y que obligará al Open de Australia a disputarse sin público, al menos hasta el jueves de la próxima semana.

Los espectadores, que hasta ahora habían ofrecido un color al torneo al que no estábamos acostumbrados en eventos deportivos de los últimos meses debido a la pandemia, tendrán que quedarse en sus casas para evitar la expansión del virus, hasta ahora perfectamente controlado en Australia, a diferencia de lo que está ocurriendo en el resto del mundo.

El público en el Open de Australia (Photo by Mark Metcalfe/Getty Images)
El público en el Open de Australia (Photo by Mark Metcalfe/Getty Images)

La competición, de momento, queda a salvo, ya que las autoridades consideran que los eventos de entretenimiento especiales, como es el Open de Australia, serán categorizados como una excepción, donde los jugadores y trabajadores del mismo se consideran como esenciales. Eso sí, el torneo está obligado a rodar con el mínimo de empleados necesarios para celebrarse los partidos y los jugadores solo podrán moverse del hotel a las canchas de tenis para jugar y entrenar, y de ahí al hotel de vuelta: su movilidad queda por completo reducida.

El jefe del distrito de Victoria (donde se encuentra Melbourne), Daniel Andrews, ha dicho que la variante británica del virus es "tremendamente infecciosa y se mueve tan rápido que supone un desafío para las autoridades", así como que los australianos "deben asumir que hay más contagios de los que se están reportando" debido a esta expansión del virus.

Kyrgios, rodeado de público tras su último partido del Open de Australia (Photo by Mark Metcalfe/Getty Images)
Kyrgios, rodeado de público tras su último partido del Open de Australia (Photo by Mark Metcalfe/Getty Images)

Los aficionados del Open de Australia podían recorrer hasta ahora el recinto del Open de Australia sin mascarilla, a no ser que se cerrara el techo de las pistas principales por motivos climatológicos, momentos en los que sí era necesario ponérsela. El aforo al torneo estaba siendo limitado, aunque algunos partidos locales, sobre todo de Nick Kyrgios, estaban disfrutando de un ambiente propio de tiempos prepandémicos.