Ni tenis ni básquetbol: Nadal le ganó a Ginobili en el hipódromo

Carlos Delfino
lanacion.com

El duelo entre Nadal y Ginobili este domingo en California hizo subir la adrenalina al pie del valle de San Gabriel. No fue en una cancha de tenis ni en una de básquetbol, como podría asociarse según sus nombres, pero lo cierto es que Nadal no es Rafael ni Ginobili es Manu. Son otro tipo de atletas, son los potrillos que definieron el San Vicente Stakes, un Grupo 2 sobre 1400 metros en la pista de arena del hipódromo de Santa Anita Park, camino al Kentucky Derby (G1) que se hará el 2 de mayo.

Desde el comienzo, Nadal y Ginobili lucharon por el primer puesto, se distanciaron del resto del lote, y el homónimo del bahiense no pudo con el que fue bautizado como el tenista mallorquín. Los separó tres cuartos de cuerpo, al cabo de 1m22s 59/100.

La carrera que Nadal le ganó a Ginobili

Nadal está invicto en dos carreras, ambas en el mismo escenario. Como se recordará, es el caballo nacido en abril de 2017 en Kentucky que por lo que mostraba en su crecimiento fue teniendo cada vez más valor. En 2018, cuando su criador, Sierra Farm, lo llevó a un remate le ofrecieron 65.000 dólares. Un año después, ya en entrenamiento y después de un ejercicio de 10s los 200m en Gulfstream Park, lo vendió en 700.000 de la moneda norteamericana.

Cuando llegó el momento de bautizarlo, algo que allí suele suceder cuando está más cerca de competir, "uno de los agentes encargado de su compra, Kerri Radcliffe, tenía varios nombres pensados, pero queríamos estar seguros de que era un caballo realmente bueno, como insinuaba. Así que, cuando le dije que sí era uno muy especial, propuso el nombre de Nadal", reveló por entonces su entrenador, Bob Baffert, a la revista BlackType. George Bolton, Arthur Hoyeau, Barry Lipman y Mark Mathiesen, sus propietarios, estuvieron de acuerdo, desde luego.

"Le dije que era perfecto porque parecía un gran caballo y en la carrera se comportó como una súper estrella. Es un caballo fuerte, grande, muy competitivo. Se mostró muy veloz y cuando fueron por él pudo haberse cansado, pero sacó una marcha extra. Tiene una gran personalidad y un gran temperamento, pero es un potrillo fuerte, muy fuerte", amplió Baffert sobre el potrillo que pesa casi 600 kilos.

Tras el exitoso debut, en su primera experiencia clásica se topó con cinco adversarios, entre ellos Ginobili, con una historia más austera en los rings de ventas. Luego de ser destetado, se ofrecieron 35.000 dólares por él en 2018 y obtuvo una de sus cinco pruebas, en Del Mar, otro de los hipódromos californianos. La de este domingo fue su mejor respuesta clásica, aunque a diferencia de Nadal, cuyas dos competencias fueron este año, Ginobili no corría desde octubre y su camino comenzó a recorrerlo en julio.

Qué leer a continuación