Tenis bajo el agua en Creta: fuertes lluvias, daños y un torneo con argentinos que estuvo cerca de cancelarse

Sebastián Torok
·4  min de lectura

Heraklion, la capital de la isla de Creta, fue sacudida en las últimas horas por lluvias torrenciales que provocaron severos daños y el rescate de, al menos, 30 personas por parte de los bomberos. Casas inundadas, autos arrastrados por el agua, puentes destruidos y caminos anegados fueron algunas de las consecuencias de este fenómeno. En el medio, un torneo de tenis y con protagonistas argentinos. El M15 de Heraklion, un certamen del circuito ITF, que se desarrolla en la Lyttos Beach Tennis Academy, también se vio afectado por las lluvias y las imágenes de las canchas inundadas se viralizaron rápidamente en las redes. Se pensó que el torneo, donde actúan los argentinos Facundo Díaz Acosta y Román Burruchaga, se iba a cancelar, pero los organizadores "salvaron" unos pocos courts para poder continuar.

"Tenis blue": ante la necesidad y la falta de competencia nacional, torneos de incógnito, por plata y para sobrevivir

"Ahora estamos bien; zafamos. No llegó a ser un huracán, pero hubo vientos muy fuertes. No sé si en las afueras o en el mar, hubo como un huracán más chico. Mucha lluvia. Se volaron árboles, muchos autos terminaron en el mar, se cayeron puentes; una locura. Por suerte en el hotel en el que estamos no pasó nada. La ciudad está como en pendiente y los lugares más bajos sufrieron más. Hay un hotel a cien metros del nuestro que le entraron cuatro metros de agua", le contó a LA NACION, desde Heraklion, Díaz Acosta, de 19 años y 411° del ranking individual de la ATP. Está acompañado por su entrenador, Mariano Monachesi, y por Burruchaga (1273°; 18 años) y Mariano Hood, coach del hijo del campeón del México 1986 y socio de Monachesi en la academia que funciona en Liceo Naval, a poca distancia del estadio de River Plate.

El estadio central del complejo lleva el nombre del mejor tenista griego de la historia, Stefanos Tsitsipas, el actual 6° del mundo y campeón vigente del Masters de Londres (allí está ahora para tratar de defender el trofeo). Esa cancha quedó bajo el agua. Petros Tsitsipas, hermano de Stefanos y 1023° del ranking de la ATP, está inscripto en el torneo y fue uno de los que intentaron tomarse la ingrata situación con una sonrisa y publicaron contenido en las redes sociales. Se lo vio, con agua hasta las rodillas, dentro de una de las canchas, simulando jugar un partido. "Verifiqué con el escritorio de práctica. Me dijeron que mi hermano no había reservado la cancha", escribió Stefanos en Twitter, con una imagen donde se lo ve a Petros sacando en medio de la inundación.

Tenis bajo el agua argentinos en la isla de cretaLas instalaciones del torneo de tenis de Heraklion, en Creta, sufrieron daños por las fuertes lluvias; el entrenador argentino Mariano Hood hizo un recorrido, preocupado por lo que sucedía.

"Las canchas se arruinaron casi todas, menos tres que estaban en una zona más alta. Creo que se salva una sola. Hoy arrancó la clasificación y mañana el main draw. Pero llovió demasiado. Estuvimos más de un día entero con lluvia torrencial. Por suerte ya no hay pronóstico de lluvia, el torneo se atrasó un poco, pero se jugará", aportó Díaz Acosta, que debutará en el cuadro principal ante el israelí Yshai Oliel (403°).

"Los organizadores han hecho un trabajo titánico en la pista central @StefTsitsipas para quitar el agua y limpiar la cancha. Debería estar jugable cuando se seque. Es un pequeño milagro", escribió, también en Twitter, el francés Corentin Denolly, 332° del mundo y segundo preclasificado en el torneo sobre superficie dura.

El zurdo Díaz Acosta, que se destacó en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018, fue uno de los tenistas argentinos que más padeció la cuarentena: viviendo en La Lucila, partido de Vicente López, y sin permiso para entrenarse en una cancha, estuvo durante muchos meses "encerrado", haciendo únicamente ejercicios en su casa y golpeando la pelota contra un colchón. Ya de regreso al circuito, las malas condiciones climáticas estuvieron cerca de ponerlo nuevamente en problemas, pero el cielo se despejó y la acción continúa.