La tecnología de Tokio 2020: vehículos autónomos, nuevo control de tiempos, repeticiones estilo “Matrix” y el sistema para aliviar el calor

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·7  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
La cabina de control para los finales de las carreras de atletismo
xepo w.s.

TOKIO.- Una automotriz gestiona los vehículos autónomos y los robots que asistirán en las competencias. La cronometradora oficial promete sensores en los dorsales, reflejos de luz y la cámara photofinish más avanzada de la historia. La TV no se queda atrás: se esperan repeticiones en 360°, realidad virtual, imágenes en 8K Super High Vision y hasta la monitorización de la frecuencia cardíaca de algunos deportistas. Mientras, una de las principales noticias en la prensa local pasa por la nueva tecnología para “enfriar los Juegos”. En pleno verano boreal, el termómetro superó ayer los 32 grados, con una sensación térmica al borde de los 40. “El tema principal pasa por controlar y tomar medidas estrictas por el coronavirus, pero el siguiente punto es el calor, y la organización deberá hacer grandes esfuerzos para proteger a los atletas”, destacan en The Japan News. Los Juegos Olímpicos de la pandemia son también los más tecnológicos de la historia. Un viaje al futuro en la sede del caos organizado.

La cita olímpica se quedaría sin sostén ni tendrían razón de ser si no hubiera forma de mensurar rendimientos. En Japón se disputarán 339 pruebas en 33 deportes y cada milisegundo de acción será medido con 400 toneladas de equipamiento tecnológico. El avance jamás se detiene: cada nueva cita olímpica propone datos más fiables y vanguardistas, un infinito volumen de estadísticas de la mano de dispositivos de máxima precisión.

A Omega, que es la cronometradora oficial de los juegos desde Los Ángeles 1932, le toca nuevamente aplicar la tecnología dentro de una competencia totalmente inusual, jaqueada por las contramarchas organizativas y traccionada con el calor de los deportistas en cada escenario. La empresa distribuirá 530 cronometradores y 350 marcadores específicos para cada deporte, con un tendido de 200 kilómetros de cables y fibra óptica. Ahora bien, cada disciplina cuenta con sus propios sistemas de cronometraje y tecnología específicos. Desde la pistola electrónica de salida hasta bloques (atletismo) o touchpads (natación).

En el caso de Toyota, uno de los principales patrocinadores de Tokio 2020, la avanzada tecnología ya tuvo su presentación en sociedad en los últimos días de 2019. ¿Qué ofrecen desde entonces? Vehículos autónomos para los deportistas y robots asistentes para diferentes disciplinas. Los televidentes descubrirán a esos pequeños equipos que trasladan jabalinas o recogen discos. En el caso de los shuttles que no requieren conductor, el secreto está en los cinco sensores para una visión de 360 grados, el mapeo en tres dimensiones y la batería eléctrica.

Eso sí, la relación entre la automotriz y los organizadores viene crujiendo en las últimas horas. Lejos de bajar el servicio prometido (no dejará de proporcionar los miles de vehículos ni los robots), el cruce que difundió Nikkei Asia pasó por el manejo de crisis del Covid-19: “Toyota Motor confirmó que no emitirá anuncios relacionados con los Juegos, más allá de ser patrocinador de primer nivel, y que el presidente Akio Toyoda no asistirá a la ceremonia de apertura”. Según reportes locales, el temor de algunas empresas pasa por que los “impopulares Juegos puedan dañar la imagen”. Y citan el caso de una compañía de alimentos que también prometió el cese de avisos comerciales durante julio.

En cuanto al clima, los sistemas pasan desde la actualización de métodos tradicionales -con nuevos sistemas de spray ultrafino y bajo consumo eléctrico-, aplicaciones -hay plataformas que cruzan bases de datos sobre espacios verdes o sitios de “sombra” recomendados-, y de construcción -el estadio Olímpico fue construido con paneles que fuerzan el viento del sudeste, mucho más fuerte en esta época del año-. En comparación, la temperatura en Tokio aumentó 2 grados promedio desde los Juegos de 1964

Más velocidad, más precisión: todos los dispositivos

La cronometradora oficial estrenará tecnología en los Juegos Olímpicos
La cronometradora oficial estrenará tecnología en los Juegos Olímpicos


La cronometradora oficial estrenará tecnología en los Juegos Olímpicos

  • Pistola electrónica. El problema con las pistolas tradicionales es que el sonido se transmite más lentamente que la luz, lo que significa que los atletas de los andariveles más lejanos oían la salida más tarde que los demás, mientras que los atletas más cercanos la oían primero. En Tokio 2020, la solución es una pistola electrónica que se conecta a unos altavoces situados detrás de cada corredor. Cuando se pulsa el gatillo se “reproduce” un sonido, se emite un destello de luz y se da un impulso de salida al dispositivo de cronometraje. Este sistema es la forma más justa de proporcionar a cada atleta una salida igual.

  • Bloques de salida del atletismo. Están mejorados con sensores incorporados que miden la presión del atleta contra el reposapiés 4000 veces por segundo. El sistema de detección envía instantáneamente las mediciones de fuerza a una computadora instalada en el lugar, para que el juez de salida pueda comprobar visualmente cualquier salida en falso. El reglamento de la World Athletics fija el tiempo mínimo de reacción en 100 milisegundos (una décima de segundo). Cualquier reacción que se produzca por debajo de este límite se considera prematura y coloca al competidor en situación de falsa salida.

  • Precisión. En el caso de la cámara photofinish “más avanzada de la historia”, destacan que es capaz grabar hasta 10.000 imágenes digitales por segundo y producir una foto compuesta que permite a los jueces determinar las clasificaciones y los tiempos oficiales de cada prueba. Las imágenes de la cámara photofinish son ya un espectáculo aparte en los Juegos Olímpicos y demuestran lo reñidas que pueden ser algunas carreras.

  • Tiempos. Los cronómetros mecánicos son cosa del pasado. Hoy, la cronometradora oficial dispone del Quantum Timer, con una resolución mejorada de una millonésima de segundo. Impulsado por un componente de microcristal integrado en el cronómetro, la resolución es cien veces mayor que la de los dispositivos anteriores y, con una variación máxima de solo un segundo cada diez millones de segundos, es cinco veces más preciso.

  • Datos. Los marcadores de alta resolución no solo van a mostrar texto e información en directo, sino también animaciones, fotografías de los atletas y representaciones visuales. Con efectos más avanzados como nunca antes, los nombres de los ganadores, los resultados y la bandera de cada país se exhiben en forma destacada.

  • Un relato diferente. Tokio 2020 llega con el desafío de “contar” la historia completa de cada prueba a medida que se desarrolla. Con el uso de sistemas de detección de movimiento y de posicionamiento, se recopilará una amplia gama de datos en tiempo real, lo que permitirá a los espectadores comprender totalmente cómo se ganó cada prueba. Esta información diferente, más elaborada, tendrá numerosas ventajas. En primer lugar, mostrará exactamente cómo un atleta logró su tiempo y alcanzó sus resultados finales, conclusiones para que los atletas y los entrenadores sepan dónde ganaron o perdieron oportunidades, al margen de los análisis que se hagan en sus respectivos cuerpos técnicos. También será beneficioso para los espectadores desde sus casas, ya que les permitirá conocer mejor el deporte que están viendo. Además, la información dará a los comentaristas y analistas mucho más contenido para su narración de una victoria. En el atletismo, por ejemplo, todos los atletas que participen en Tokio llevarán etiquetas con sensores de movimiento en sus números de dorsal. La natación y el ciclismo también ofrecerá rendimientos al detalle, con diferentes sensores.

  • Posturas. La gimnasia echará mano a una tecnología ligeramente diferente, conocida como “Pose Detection” o detección de posturas. Este sistema supone un gran progreso para el deporte y registra los movimientos completos de cada atleta. Además, se utilizará como herramienta de adjudicación para los jueces. La tendrán a su disposición para revisar la técnica de un atleta. Por ejemplo, revisar la sincronización de los ejecutantes en el trampolín y la precisión con la que el atleta llega al centro de la zona de salto.

La Villa Olímpica aspira a colgarse el cartel de “Ciudad inteligente”. La televisión usará los Juegos para mostrar otra revolución. Los patrocinadores, cada uno a su manera, pondrán su tecnología (y sus nuevos proyectos) al servicio de una cita que tendrá mucho de salto hacia el mañana. Un futuro lejano para muchos, pero propio de un Japón que siempre muestra su costado más innovador. Los dispositivos rigen, miden, detectan. Datos fríos. La emoción, al cabo, llegará con la gloria o el llanto de los atletas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.