El "Tata" tomó al Tricolor por el potencial... Y el quinto partido

·1  min de lectura

Daniel Blumrosen Juárez

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 10 (EL UNIVERSAL).- Una llamada bastó para que Gerardo Martino aceptara el trabajo que le ofrecía la Federación Mexicana de Futbol. El "Tata" es un hombre de retos y le seduce profundamente el que significa una Selección que se ha quedado en octavos de final en los más recientes siete mundiales.

El argentino sabe que el quinto partido es una obsesión para el Tricolor y desea ser el entrenador que se lo dé... O hasta más.

Así es que accedió "fundamentalmente, [por] la materia prima y, todo entrenador cuando toma una decisión de aceptar el trabajo en determinado lugar, tiene que ver con los futbolistas a los que puede llegar a conducir".

"Lo segundo es porque hay un tema histórico que tiene que ver con la necesidad de México de llegar a un determinado lugar y me apetece ver si puedo ser el entrenador que consiga ese objetivo", añade. "Eso me pasó en Paraguay, lo disfruté mucho... Y lo vamos a intentar acá también".

— ¿Es un buen reto para su carrera el quinto partido?

— Claro, es un buen reto. Esa es la frase exacta.

Aunque no olvida que el primer paso es clasificar a Qatar 2022.