¡Como la del Tata Brown! Así quedó la camiseta de Nery Domínguez tras el clásico de Avellaneda

Goal.com Latam
El central de Racing debió disputar los últimos minutos del partido contra Independiente con su brazo inmovilizado por una luxación en el hombro.
El central de Racing debió disputar los últimos minutos del partido contra Independiente con su brazo inmovilizado por una luxación en el hombro.

Como si el clásico de Avellaneda no hubiera tenido suficiente tintes épicos con ese gol de Marcelo Díaz cuando Racing llevaba 40 minutos jugando con dos hombres menos que Independiente, la imagen de Nery Domínguez con su cabeza vendada y su brazo izquierdo inmovilizado terminaron de añadirle los condimentos necesarios para que el triunfo 1-0 de la Academia terminara de convertirse en una gesta heróica.

Cerca del final del encuentro, cuando la Academia ya estaba en ventaja, el central cayó en el área en uno de los tantos avances desesperados del Rojo y no sólo resultó con un corte en su cuero cabelludo, sino que sufrió una luxación en el hombro izquierdo. Con nueve hombres por las expulsiones de Gabriel Arias y Leonardo Sigali y sin posibilidad de realizar cambios, salir de la cancha no era una opción para el santafesino, que decidió emular una acción del recordado José Luis Brown en la final de México 1986.

Mientras los médicos le vendaban la cabeza para frenar la hemorragia, Domínguez hizo un agujero en su camiseta a la altura del pecho y metió ahí su dedo pulgar, para dejar inmovilizado el brazo. Así disputó los instantes finales del encuentro. Y luego, estalló de alegría: "Estoy muy orgulloso de pertenecer a este equipo. Dejamos hasta lo que no teníamos, esto es histórico".

Tras el triunfo, la cuenta de Racing en Twitter compartió imágenes de cómo quedó la camiseta y propuso colgarla en el Recinto de Honor del Cilindro, como símbolo de una victoria que quedará para siempre en la memoria de los hinchas.

Qué leer a continuación