Tapia y Luciana, las heroínas

Agencia EFE
·5  min de lectura

Buenos Aires, 20 mar (EFE).- "Heroína", fue el adjetivo que le dedicó la Conmebol a la portera del Ferroviária Luciana, que atajó tres penaltis el jueves ante la Universidad de Chile en las semifinales. La misma calificación cabría para Katherine Tapia, del América de Cali, que el día anterior le atajó dos al Corinthians.

Ferroviária y América de Cali jugarán este domingo la final de la Copa Libertadores 2020 de fútbol femenino principalmente gracias a ellas, las figuras de los dos equipos finalistas.

KATHERINE TAPIA, EXPOLICÍA ANTIDISTURBIOS

Tapia llegó al equipo proveniente del Atlético Nacional, club del que es hincha.

"Juego fútbol desde los 8 años. Comencé como defensa central, luego llegué a Bogotá, al club Gol Star, allí me vieron las condiciones como arquera y después me vinculé a la Policía, sin dejar la pelota. Seguí con la selección de la Policía, pero de los hombres, que me abrieron un campo, y se presentó finalmente la oportunidad de jugar y debutar con Atlético Nacional. Allí estuve tres años", contó Tapia a la prensa.

"Al principio recibí el apoyo de la institución, pero luego cambiaron de comandante y me dieron a escoger, me pusieron literalmente contra la espada y la pared, al punto que una vez me iban a capturar porque andaba evadida del servicio por ir a entrenar. Entonces, decidí. No era fácil. El fútbol femenino apenas está en crecimiento, pero sé qué puedo dar, sé del talento que tengo y me incliné por la pelota", explicó.

La decisión de la oriunda de Córdoba fue la correcta.

Tapia, que era parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cambió el uniforme de la Policía por el de portera y brilló en las semifinales al atajarle dos penaltis al Corinthians, el máximo candidato a ganar el torneo.

El primero a Gabi Nunes y el otro a Grazielle, que son las máximas goleadoras del certamen con siete tantos cada una.

En la fase de grupos, el conjunto colombiano encajó cuatro goles, tres de ellos ante el Corinthians. El otro fue ante El Nacional ecuatoriano, aunque en ese partido la portera fue Natalia Giraldo.

Un tanto en los cuartos de final (victoria por 1-2 ante Boca Juniors) y otro en las semifinales (1-1) fueron los que sufrió Tapia en la instancia definitoria.

"Muchas veces escolté a los jugadores en el bus del Atlético Nacional y pensaba que algún día podía ser yo la que escoltaran. Siempre les decía eso a mis compañeros de la Policía y no me creían, hasta que tuve la oportunidad de debutar con Nacional y ellos fueron los primeros en felicitarme", contó hace poco la heroína del conjunto colombiano, que dijo que todavía sueña con su debut en la selección.

"Es un sueño que tengo pendiente, no me desespera estar ahora, pero sé que voy a llegar a cumplirlo", dijo.

Tapia contó que retirarse de la Policía le "causó muchos problemas familiares" y que su madre estuvo tres meses sin hablarle por ese motivo.

"Ahora es la mamá más orgullosa y me apoya en este sueño", aseguró.

La gran actuación de Tapia en las semifinales la elevan al nivel de relevancia que tiene Catalina Usme, la letal goleadora histórica de la selección colombiana, figura del América de Cali y una de las mejores jugadoras de esta Copa Libertadores.

LUCIANA, LA FIGURA DEL FERROVIARIA QUE BUSCA REVANCHA

"Heroína", así definió la Conmebol a la portera del Ferroviária Luciana, que le atajó tres penaltis a la Universidad de Chile para que su equipo busque su segundo título después ser campeón en Colombia 2015 y subcampeón en Ecuador 2019.

El jueves, tras empatar sin goles en el tiempo reglamentario, le patearon nueve penaltis y atajó tres: el primero a Daniela Zamora, el segundo a Rebeca Sánchez y el tercero y definitorio a Fernanda Ramírez.

En la fase de grupos el equipo recibió seis goles (cuatro del Libertad-Limpeño, uno del Peñarol y otro de la Universidad de Chile), pero luego Luciana se volvió infranqueable y Ferroviária no sufrió goles ante River Plate (victoria por 0-1) en los cuartos de final ni ante la Universidad de Chile (empate sin goles).

Nacida en Belo Horizonte en 1987, Luciana Maria Dionizio fue parte de la selección brasileña que disputó el Mundial de Canadá 2015 y que ganó los Juegos Panamericanos de Toronto de ese mismo año.

En el Mundial, Brasil quedó eliminada en los octavos de final tras caer por 0-1 ante Australia.

La portera fue señalada por haber dado un rebote en el tiro previo al gol.

"Fue muy difícil en 2015. Todos me criticaron, pero el fútbol es así. La portera sabe que hoy falla y mañana acierta. La vida sigue. La delantera falla cincuenta goles y nadie habla. Fue un momento muy triste, un momento en el que incluso pensé en retirarme", contó a la prensa hace un tiempo.

Luciana comenzó su carrera de niña en el fútbol sala femenino. Era delantera, pero un día no había portera y las jugadoras se turnaron para atajar.

"Lo hice muy bien, todos me elogiaron y ese día decidí que jugaría en la portería", explicó.

Fanática del exarquero brasileño Dida, fue la portera titular en la Libertadores de Ecuador 2019, en la que su equipo perdió la final ante el Corinthians por 2-0.

"Incluso si soy una villana o una heroína, me encanta ser portera. No cambiaría ese puesto por nada", reveló.

En 2019, ante el Corinthians, fue una de las figuras y evitó una goleada del rival.

Este domingo, Luciana ira por la revancha.

(c) Agencia EFE