De tapado a buscado: ¿por qué Boca dejó ir a Pol Fernández y qué espera Riquelme de él?

Goal.com Latam
El ex-Racing fue presentado como el primer refuerzo: un juvenil descartado por Bianchi y recuperado por Román. Pero, ¿era lo que le urgía?
El ex-Racing fue presentado como el primer refuerzo: un juvenil descartado por Bianchi y recuperado por Román. Pero, ¿era lo que le urgía?

Junio de 2016 . Guillermo Barros Schelotto tiene la misión por delante de preparar el partido de semifinales ante Independiente del Valle por la Copa Libertadores. Y en su primer mercado de pases al frente del club, da el visto bueno para la llegada de una de las figuras del semestre anterior: Fernando Zuqui desembarca en Boca desde Godoy Cruz como uno de los primeros refuerzos. En esa misma negociación pasó desapercibida otra paralela, en la que se acordó la venta de Pol Fernández a cambio de un millón y medio de dólares . Aquel fue el fin de una relación rota desde 2014 que ahora, de la mano de Juan Román Riquelme, está camino a recomponerse.

TODOS LOS RUMORES DEL MERCADO DE PASES DE BOCA

Y es que más allá de que la venta de su pase se dio hace tres años y medio, lo cierto es que el mediocampista no jugaba en el Xeneize desde mayo de 2013 , durante los primeros seis meses de Carlos Bianchi.  Con el Virrey jugó 11 partidos en esa etapa inicial, pero se fue a préstamo a Rosario Central  para la segunda parte del año.  Cuando volvió, se dio el destierro . "No me trataron bien. Nunca hablé con Bianchi. Yo pensaba volver al plantel profesional, pero no fue así. Me entrené con la Reserva, después ya no me dejaron entrenar más y me tuve que ir", contó hace algunos años. Pol estuvo entre enero y julio de 2014 sin jugar y se fue a préstamo a Atlético de Rafaela, comenzando así una seguidilla de cesiones a la Crema, primero, y, luego, al Tomba , quien terminó comprándolo.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Volante o interno por derecha en sus comienzos, fue adaptándose hasta encontrar su mejor versión en el conjunto mendocino como una especie de enganche moderno. Un mediapunta con despliegue y desequilibrio, lejos de lo que podía ser Riquelme, una especie más cerebral -y casi en extinción-, el autor de su regreso. Cuando el Virrey decidió desistir de sus talentos, Román estaba en el plantel, pero quienes lo tapaban eran otros históricos como Pablo Ledesma o Fernando Gago, quien para el DT de aquel entonces era '8' y no '5'.

Su llegada, sin embargo, no se presenta como superadora: más allá de su más reciente imagen en Racing, no es la jerarquía que podía esperarse para una primera incorporación y su función podría ser ocupada por otros miembros del plantel actual . Sí podría ser, en cambio, una buena apuesta a un futuro cercano en el cual Miguel Ángel Russo deje de contar con Alexis Mac Allister -su préstamo se termina en julio-, Emanuel Reynoso y, por qué no, Agustín Almendra, jugadores de características similares.

Pol Fernández llega para pelear el puesto, como cualquier hijo de vecino, aunque con la veña del vicepresidente y la posibilidad concreta de transformarse en titular si mantiene el rendimiento que exhibió en la Academia. Pero no era lo que le urgía a Boca . Y mientras el tiempo pasa, la necesidad se evidencia cada vez más: ¿dónde está el '9'?

Qué leer a continuación