Tampa vive de fiesta, a la espera del Super Bowl

·3  min de lectura

Arturo Carlos, enviado

TAMPA, EU., enero 31 (EL UNIVERSAL).- La sede del Super Bowl tuvo una evolución desde el final del juego de campeonato donde los Buccaneers consiguieron el primer boleto para jugar una final en casa y se puede respirar en diferentes espacios.

La NFL y sus patrocinadores suelen decorar las ciudades justo después de conocer a los protagonistas del Super Bowl con todo tipo de parafernalia, pero los locales se instalaron muchos años antes.

Tampa Bay respira una semana de Super Bowl desde hace varios días con los supermercados poniendo todo tipo de productos de los Buccaneers, mientras el sentir de los Chiefs llega paulatinamente, que aunque son los favoritos para el partido, están lejos de hacerlo con los aficionados.

Los residentes están eufóricos vistiendo los colores de su equipo, la identidad del juego está reflejada con el espíritu bucanero en los rincones de las activaciones que las marcas adornan para el juego donde no sólo suelen atacar a los aficionados que arriban a la sede del Super Bowl, sino que anualmente también reflejan parte importante del consumo local para prepararse de la mejor manera para disfrutar de este partido en casa.

La afición de Tampa tiene doble motivo para disfrutar la semana que inicia y los centros de consumo aprovecharán para redoblar esfuerzos en su afán de mantener el barco a flote.

El aeropuerto ya tiene a sus embajadores que dan la bienvenida a los pasajeros gritando en coro cuando se ingresa a la terminal principal y la tiendas deportiva de los equipos representativos de Tampa Bay ofrece mercancía únicamente del Super Bowl LV.

En el estadio Raymond James y sus alrededores trabajan en tiempo para ofrecer un acceso para 22 mil aficionados con los protocolos que ha establecido la NFL para tener el distanciamiento social necesario y una logística que por la naturaleza del partido siempre es exhaustiva por la seguridad de los fanáticos.

El comité organizador ya dio el banderazo de salida con una ceremonia en el corazón de la ciudad de Tampa conocido como riverwalk que conecta el barrio de Ybor City, uno de los espacios con más tradición donde inició la elaboración del tabaco.

El barco pirata que navega por el Río Hillsborough encendió el espíritu de la ciudad y sus habitantes, que en plena pandemia representa la ilusión a una mejor época que debería significar un impacto económico sólido para el área de la bahía en la Florida, aunque la afluencia de aficionados a la NFL será disminuida en la edición 55 del Super Tazón.

Los cañonazos y pirotecnia que iniciaron los festejos, fiel a la tradición bucanera, representan el inicio de la semana del Super Bowl y abanderan nuestra cobertura presencial desde la ciudad de Tampa, donde podremos vivir lo mejor de la ciudad y el camino al Super Domingo, la aventura ha comenzado.

NFL al día

Los Bucs le darán 500 mil dólares adicionales a Tom Brady si gana el Super Bowl LV.

Matthew Stafford, QB de Detroit, considera a los Rams de LA como una opción de cambio.