Talleres dio el batacazo y bajó a Boca en La Bombonera

El puntero arrancó ganando, pero el conjunto cordobés mostró mucho coraje, le dio vuelta el partido y le impidió al Xeneize alejarse en la cima.

"Vamos a salir a atacar a Boca en La Bombonera", anunció Frank Kudelka en la semana. Parecía una declaración audaz para el entrenador de un Talleres que ascendió hace recién seis meses y había ganado solamente una vez en su historia en la cancha del Xeneize, que encima llevaba 14 partidos consecutivos sin perder. Pero el conjunto cordobés cumplió lo que había adelantado su DT y su valentía tuvo premio, porque ganó 2-1 y dio la sorpresa del fin de semana.

Desde el comienzo del juego, el visitante demostró que no pensaba achicarse y se plantó de igual a igual. Ni siquiera se amilanó cuando el equipo de Guillermo Barros Schelotto se puso en ventaja a través de Oscar Benítez, a los 25 minutos de juego. Sin perder la paciencia, el visitante siguió en su plan de poner a prueba a la defensa azul y oro y no tardó en darse cuenta de que podía encontrar ventajas. Y cuando el primer tiempo se moría, una buena triangulación en ataque culminó con Victorio Ramis frente a Agustín Rossi y una buena definición junto a un palo del delantero para el 1-1.

En el complemento, el mapa del partido no se modificó y los dos equipos tuvieron chances claras para recuperar la ventaja, pero aparecieron buenas respuestas por parte de los arqueros. Los tres puntos podrían haberse quedado del lado de Boca en dos ocasiones: a los 20, Santiago Vergini remató y la pelota rebotó en la mano de Juan Cruz Komar, pero el árbitro no sancionó penal y 10 minutos después, Walter Bou estrelló un remate en el palo.

Envalentonado por las chances perdidas, el Xeneize se fue en busca de la victoria y empezó a dejar grandes espacios en el fondo. Pasaron un par de contras que los hombres de la T no supieron resolver y, finalmente, a los 37, Sebastián Palacios aprovechó una floja cobertura de Gino Peruzzi, metió la pelota en el área y Emanuel Reynoso apareció en solitario en el punto penal para definir con tranquilidad y silenciar a La Bombonera.

Todo un baldazo de agua para el equipo de Guillermo, que venía de cinco victorias consecutivas y tenía la chance de alejarse a seis puntos del segundo luego de la derrota de San Lorenzo.