Superliga: una nueva playlist para el fútbol europeo

Marcelo Gantman
·3  min de lectura
Florentino Pérez, uno de los máximos impulsores de la Superliga europea
Florentino Pérez, uno de los máximos impulsores de la Superliga europea

A poco más de una semana del nacimiento y colapso de la Superliga Europea, el cambio de agenda en el fútbol europeo es tan profundo que los temas hay que organizarlos en una nueva playlist: Daniel Ek, uno de los fundadores de Spotify, se anota como comprador del Arsenal FC si llegasen a cambiar las regulaciones para la propiedad de clubes de fútbol en Inglaterra. El gobierno de Reino Unido ya trabaja en un proyecto de reforma inspirado en el fútbol alemán donde los inversores privados no tienen más del 49 por ciento de las acciones de un club. La tarea le fue encomendada a Tracey Crouch, ex ministra de deportes.

Daniel Ek, uno de los dueños de Spotify quiere comprar el Arsenal de Inglaterra

No se sabe si Ek podrá comprar Arsenal, en momentos en que hay rumores de una alianza con viejas glorias del club como Thierry Henry, Dennis Bergkamp y Patrick Vieira para unirse en el esfuerzo económico; ni siquiera se sabe si la oferta de Ek es viable, pero queda claro que la música que suena en el fútbol inglés ya es otra y los reflectores del escenario apuntan inesperadamente al modelo de gestión de clubes como Liverpool, Manchester United y por supuesto Arsenal. Manchester City captó al instante la atmósfera reinante y se desacopló de la Superliga a horas de su anuncio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El brusco cambio de agenda se respalda con manifestaciones callejeras y con datos. Se advirtió en las protestas de Londres y Manchester que quienes le ponían el cuerpo a la decisión en su mayoría eran jóvenes. Según un relevamiento hecho por la agencia de marketing Ear to The Ground, dedicada a investigar nuevos comportamientos y tendencias en el deporte, el 80 por ciento de los fanáticos de la Generación Z rechazaron la creación de la Superliga Europea.

Arqueros suplentes: vivencias del momento más difícil del puesto más ingrato

El estudio surge de un trabajo continuo de inteligencia de datos sobre una red global de 11.000 jóvenes, de entre 18 y 28 años, de diferentes culturas. Cuando el relevamiento se localizó en Europa Occidental, América del Norte y Sudamérica el rechazo llegó al 90 por ciento y bajó al 72 por ciento entre los encuestados de China, Japón, Nigeria e Indonesia.

Arsenal, el equipo que podría ser comprado por Daniel Ek, uno de los fundadores de Spotify
Catherine Ivill


Arsenal, el equipo que podría ser comprado por Daniel Ek, uno de los fundadores de Spotify (Catherine Ivill/)

Analizar la oposición a la Superliga Europea desde la franja etaria de los manifestantes tiene sentido: Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, aludió a la trillada Generación Z como la más desencantada y aburrida con el actual estado de cosas del fútbol.

“Sabemos que hay gente inteligente trabajando en todos estos clubes, pero parece que estas decisiones sobre una liga separatista fueron tomadas en las salas de reuniones por personas que estaban desconectadas del mundo real y potencialmente malinterpretaron los valores de las hinchas”, dijo Owen Laverty, director de inteligencia del fanático en Ear to The Ground, según publicó SportPro. Al mismo tiempo consolidó la idea de que las nuevas generaciones de fanáticos efectivamente esperan una evolución en el fútbol como juego y como objeto de consumo: “Esta no es una señal de que los fanáticos quieran que las cosas sigan igual, es que quieren que mejoren”, agregó Laverty.

La Asociación Europea de Clubes (ECA) tenía datos confiables sobre estos temas y los publicó en dos informes durante 2020: el 40 por ciento de los jóvenes entre 16 y 24 años no tiene interés en el fútbol. Florentino Pérez repitió en los medios esa idea que ya en su momento Andrea Agnelli, dueño de Juventus, había trasladado a las oficinas de UEFA antes de que estallara todo. El millonario Agnelli ya no es más presidente de la ECA y su lugar ahora lo ocupa Nasser Al-Khelaïfi, el dueño del PSG. Algunas cosas cambian para que puedan permanecer como son.