La Superliga podría perjudicar a cadenas con derechos de la Liga de Campeones

Agencia EFE
·2  min de lectura

Madrid, 19 abr (EFE).- La posible creación de la Superliga, impulsada por algunos de los grandes clubes de fútbol europeos, podría devaluar los derechos de televisión de la Liga de Campeones y aumentar los costes de operadores y cadenas, que se verían obligados a pujar también por la nueva competición.

Según un informe de Barclays, la cuestión clave es si los contratos suscritos por las cadenas de televisión y operadores para retransmitir la Liga de Campeones les permiten devolver los derechos a la UEFA "si la competición pierde doce de sus mejores clubes".

En caso contrario, apunta Barclays, los operadores deberían "pagar una cantidad significativa por la Liga de Campeones y pujar también por la Superliga", lo que resultaría "costoso".

Los derechos de televisión de la Liga de Campeones se reparten de forma diferente según el país. En España, pertenecen a Telefónica hasta 2024, mientras que en Reino Unido están en manos de BT Sport y en Italia, de Sky, Mediaset y Amazon.

El informe plantea también la posibilidad de que los clubes impulsores de la Superliga sean expulsados de las competiciones nacionales.

En ese caso, Barclays apunta que las cadenas en abierto -Atresmedia o Mediaset España- podrían beneficiarse de una eventual pérdida de audiencia del fútbol televisado.

"Si los principales clubes ingleses, españoles e italianos que se han unido a la Superliga no puede jugar en competiciones nacionales y la Superliga no comienza hasta agosto, entonces podría haber ganancias de audiencia en el corto plazo para esas cadenas", ya que las ligas nacionales se retransmiten generalmente a través de plataformas de pago, explica el informe.

No obstante, Barclays admite que este impacto positivo sería "marginal".

Doce grandes clubes europeos (seis ingleses, tres españoles y tres italianos) han confirmado sus planes para crear una nueva competición, la Superliga.

Los clubes fundadores -los doce ya conocidos y otros tres- recibirían un pago inicial de 3.500 millones de euros para financiar sus inversiones y mitigar el impacto de la epidemia de coronavirus.

(c) Agencia EFE