Superliga: las claves para entenderla y qué pasará con los argentinos que participen del nuevo certamen

·8  min de lectura
Barcelona apoya a la Superliga y Lionel Messi podría quedar en el medio del conflicto porque la FIFA anunció que no dejará participar en sus selecciones a los futbolistas que participen de ese certamen
afp

Hierve el mundo del fútbol europeo. Se agitan las aguas y se sacan miles de conjeturas. Desde que se anunció la creación de la Superliga, con el motor de 12 equipos poderosos del Viejo Continente, la locura es absoluta. Desde FIFA y desde UEFA comenzaron a lanzar misiles contra este proyecto. Amenazaron con sanciones duras contras los clubes implicados y contra sus futbolistas que no podrían participar de sus selecciones nacionales... Todos se preguntan qué será de la Champions League y el mar de dudas crece minuto a minuto. Tanto, que hace unas horas Liverpool, uno de los impulsores de la nueva competencia ya anunció que se retira de la órbita de FIFA y UEFA. El terremoto que se genera a partir de este suceso, impactaría, incluso, directamente contra los intereses de la selección de la Argentina que, si estos enfrentamientos continúan, tendría en duda a varios de sus futbolistas.

Copa Libertadores y Sudamericana: el fixture de los equipos argentinos para la primera fecha

Pero para comprender un poco qué sucede, es necesario comenzar a desandar de qué se trata este proyecto y sus implicancias. Quizá de esa manera se pueda comprender por qué semejante escándalo futbolístico se desplegó en Europa.

¿Quiénes crearon la Superliga?

Como primera medida, es importante comprender que el impacto se da porque los clubes que respaldan a la Superliga son nada más y nada menos que: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Milan, Arsenal FC, Chelsea, Inter de Milan, Juventus, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham Hotspur.

Dentro de esta estructura, hay que ubicar a Florentino Pérez, presidente de Real Madrid como el primer titular de la Superliga. Y sus vicepresidentes serían Andrea Agnelli, de Juventus, y Joel Glazer, de Manchester United. “El fútbol es el único deporte global en el mundo con más de cuatro mil millones de fanáticos y nuestra responsabilidad como grandes clubes es responder a sus deseos”, dijo Pérez.

El delantero argentino del Inter de Milán, Lautaro Martínez, celebra tras anotar su segundo gol durante el partido de fútbol de la Serie A italiana AC Milán vs Inter de Milán el 21 de febrero de 2021 en el estadio San Siro de Milán.
MIGUEL MEDINA / AFP


Lautaro Martínez, de Inter, podría sufrir las sanciones de FIFA y UEFA si es que participa con su equipo en la Superliga (MIGUEL MEDINA / AFP/)

¿De cuánto dinero se habla?

Está claro que uno de los puntos centrales de la pelea son las consecuencia económicas de esta determinación. Los creadores del nuevo certamen saben que cuentan con un plafón de fanáticos que acompañará esta medida, pero desde FIFA y UEFA saben que la sangría de cara a la Champions League será escandalosa. En un comunicado que se emitió para explicar cómo será la Superliga es muy claro el mensaje: “Como contrapartida por su compromiso, los clubes fundadores recibirán un pago en una vez del orden de 3.500 millones de euros (4.190 millones de dólares), destinado únicamente a inversiones en infraestructuras y a compensar el impacto de la crisis del COVID-19”, añade el comunicado. Según el diario El País, de España, el banco JP Morgan será el encargado de financiar el proyeto.

Ante esta señal es inevitable pensar que esas cifras están por encima de lo que los clubes obtuvieron de la UEFA por participar en las competencias que maneja la entidad europea (Champions, Europa League, Supercopa de Europa), ya que se conocieron los números que percibieron por ingresos televisivos y en la temporada 2018/19 fueron 3.200 millones de euros.

¿Qué pasará con la Champions League?

Un escenario de esta magnitud hace creer que la Champions League está en jaque y no es desacertada la mirada. Es por eso que UEFA, que ya había tenido desacuerdos con los equipos poderosos del continente por sus determinación de que llevar a 36 participantes desde 2024 la competencia madre de la entidad, sabe que sin los conjuntos más fuertes no podrá sostener el interés sobre el torneo. Más allá de saber que equipos como PSG, Bayern Munich y Borussia Dortumund no están de acuerdo con la creación de la Superliga.

En el básquet europeo ocurrió exactamente lo mismo. Y la actualidad tiene dos torneos cerrados con los grandes equipos (Euroliga, el principal, y Eurocup Seven days), mientras que FIBA Europa, debió conformarse con realizar torneos con equipos de segunda y tercera línea (Champions League) y otro sólo para naciones emergentes (Eurocup). Es decir que si la UEFA pierde a sus principales equipos, organizará certámenes menores, con los equipos que queden excluidos de la Superliga.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Qué sanciones puede haber?

El alcance de las medidas que tomarían FIFA y UEFA para tratar de detener este proyecto es realmente impactante. Por el momento la casa madre de la fútbol se expresó así: “La FIFA sólo puede expresar su desaprobación a una ‘liga separatista europea cerrada’ fuera de las estructuras del fútbol internacional y sin respetar los principios antes mencionados”.

En el extenso comunicado además dejan en claro qué postura adoptarán respecto de los futbolistas que actúan en los equipos que impulsan la Superliga: “Los clubes en cuestión no podrán jugar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial, y sus jugadores podrían verse privados de la oportunidad de representar a sus selecciones nacionales”. El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, duplicó la apuesta: “El que juegue en esa Superliga no volverá a jugar con la selección”.

Florentino Pérez
Florentino Pérez


Florentino Pérez, el presidente de Real Madrid, el máximo referente de la Superliga

¿Qué pasaría con los futbolistas argentinos?

Inmediatamente se encendieron las alarmas y en la Argentina comenzaron a sacarse conclusiones de cómo podría incidir en el seleccionado nacional. Si la Superliga comenzara a jugarse hoy, los nombres que podrían quedar atrapados entre la nueva competencia y las sanciones que anuncia FIFA son: Erik Lamela y Giovani Lo Celso (Tottenham), Sergio Agüero (Manchester City; termina contrato al final de temporada), Sergio Romero (Manchester United), Wilfredo Caballero (Chelsea), Santiago Ramos Mingo y Lionel Messi (Barcelona), Angel Correa (Atlético de Madrid), Paulo Dybala (Juventus), Franco Vezzoni y Lautaro Martínez (Inter).

Mientras la FIFA no reconozca la independencia de la Superliga, los jugadores quedarían fuera de la afiliación. Si esto ocurriera, no estarían habilitados para jugar en sus seleccionados. Pero es difícil pensar que la FIFA quiera llevar adelante un Mundial sin sus principales figuras. Sería ir en contra de su propio negocio.

Por eso lo más probable es que lo que siga sea una negociación entre la Superliga y la FIFA, para firmar un acuerdo que establezca los nuevos calendarios, las condiciones de cesión de jugadores y los seguros que los seleccionados deberán pagar para contar con sus figuras. Tal como ocurre en la actualidad en el básquet.

¿Cómo se jugará la Superliga?

La Superliga ya anunció que planifican un torneo con 20 equipos: 12 son los impulsores de la competencia y otros tres podrían sumarse en las próximas horas. Los cinco restantes llegarán producto de un sistema de clasificación que tomará en cuenta los logros de la temporada anterior.

Aleksander Ceferin será reelegido en la UEFA
Aleksander Ceferin será reelegido en la UEFA


Aleksander Ceferin, el presidente de la UEFA, fue claro en que no dejarán participar a los futbolistas que jueguen en la Superliga en su selecciones nacionales

Según informó la nueva entidad, se jugarán partidos entre semana con todos los clubes participantes, mientras continúan compitiendo en sus respectivas ligas nacionales. El certamen comenzaría en agosto en dos grupos de diez equipos, con partidos de local y visitante, y los tres primeros de cada grupo se clasificarán automáticamente para los cuartos de final. Los que terminen cuarto y quinto competirán en un desempate de dos partidos por las posiciones restantes para completar el cuadro. Se utilizará un formato de eliminatorias de dos etapas para llegar a la final a fines de mayo, que se organizará como un solo partido en un lugar neutral.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Qué opinan los futbolistas?

Todavía es muy temprano para hablar sobre el pensamiento global de los jugadores. Pero las primeras opiniones fueron en contra del torneo. Un mensaje que se hizo viral en Twitter fue el de Ander Herrera, el volante español de PSG: “Si esta Superliga Europea avanza, se acabaron esos sueños, se acabaron las ilusiones de los aficionados de los equipos que no son gigantes de poder ganarse en el campo el competir en los mejores torneos”.

De la misma manera que Mesut Ozil, también fue crítico con este proyecto de una nueva competencia: “Los niños crecen soñando con ganar la Copa del Mundo y la Champions League, no una Superliga. El placer de los grandes juegos es que sólo ocurren una o dos veces al año, no todas las semanas. Es realmente difícil de entender para todos los fanáticos del fútbol”, escribió el volante alemán de Fenerbahce y lo acompañó con dos emoji: una pelota de fútbol y un corazón partido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El cisma parecía inevitable ante semejante negocio. La continuidad de este terremoto deportivo en Europa es pura incertidumbre. Por lo pronto se advierte que crujen los cimientos de la vieja estructura de la FIFA.