Súper TC2000: Agustín Canapino se llevó una carrera vibrante en el Gálvez

Alberto Cantore
·4  min de lectura
Podio y trofeo para Agustín Canapino, ganador del Super TC2000 en el Gálvez
Super TC2000

Un mal comienzo, el mejor final. La capacidad conductiva y estratégica de Agustín Canapino (Chevrolet Cruze), con el soporte de un auto que se enseñó competitivo desde la clasificación, donde marcó la pole, le permitió al arrecifeño recuperarse de una equivocación en la largada y ganar en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires, en la segunda fecha del calendario de Súper TC2000. Una victoria que demostró eficacia al plan que el equipo Chevrolet trazó en el estreno de la temporada, cuando en los metros finales ordenó retrasarse desde el sexto al undécimo puesto para tomar rédito del sistema de penalización que implementa la categoría y para anotar en la lista de posibles descartes que los equipos deberán presentar después de la anteúltima carrera del año. Una jugada de ajedrez, como también fue la aplicación del sistema Push to Pass, que en el dibujo del circuito N°9 se lució y alimentó el espectáculo.

¡Gaich¡ Golpe a la Juve: el atacante argentino amargó a Cristiano Ronaldo en un partido histórico

“El relanzamiento me dio la oportunidad, porque se enredó la carrera y en una maniobra que hicimos entre los tres [con Julián Santero y Facundo Ardusso] pude recuperarme de la mala partida. La temporada pasada tenía la fórmula para largar sin problemas, será cuestión de revisar y aprender de lo que estoy haciendo mal ahora, donde la activación del Push to Pass hace una diferencia que no se puede desaprovechar. No manejé bien en la carrera de la semana pasada, por eso la victoria es un desahogo para mí y para todo el equipo”, señaló, con emoción, Canapino. Como ocurrió tras el éxito en el estreno del Turismo Carretera, el arrecifeño estuvo varios minutos sentado en el auto antes de descender. Son los momentos en los que el piloto se desmorona, con el recuerdo de su padre Alberto, que murió el 15 de febrero pasado. El abrazo con su hermano Matías y el director técnico Guillermo Cruzzetti desbordó los sentimientos que pretendió ocultar un rato antes.

La maniobra del triunfo

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La floja partida de Canapino –que largaba desde la pole- descolocó a Bernardo Llaver, compañero de equipo del arrecifeño, que ocupaba el segundo cajón de la grilla. Atrás de ellos y en un movimiento calculado -movió hacia el sector interno, pero ante la posibilidad de quedar atrapado entre los dos Chevrolet Cruze corrigió el rumbo y por la parte interna dio el zarpazo-, Ardusso mostró las mejoras que presentó el Honda Civic. Séptimo y con escasas chances de avanzar en el debut, este fin de semana el auto N°83 resultó competitivo frente a unidades que arrastran un mayor desarrollo como los Chevrolet Cruze, Toyota Corolla y Renault Fluence. “El Auto de Seguridad me perjudicó, porque igualó las oportunidades. Tenía una activación menos que los que me perseguían y podía accionar en todas las vueltas hasta el final y con eso me defendía”, se lamentó el parejense, cuyo auto presentó algunas modificaciones ensayadas por el ingeniero Luciano Monti, respecto a sus compañeros de estructura Fabián Yannantuoni, Juan Ángel Rosso y José Manuel Sapag.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El despiste de Tomás Cingolani (Renault Fluence) en el giro 18 provocó el giro de la carrera. Canapino atacó a Ardusso, una batalla que benefició por un instante a Santero; el mendocino intentó por el sector externo y cuando Ardusso bloqueó el avance, Canapino se lanzó por dentro y conquistó el primer lugar. “Quizás si frenaba medio metro antes lograba controlar a los dos, pero es un sector en donde el mínimo error te perjudica y eso es lo que pasó. Un poco de bronca, porque teníamos el medio para ganar, aunque también contento porque fuimos competitivos”, relató Ardusso, que fue el primer escolta.

Paradoja. Messi rompe en Barcelona el récord que no quería

El trazado del circuito N°9 y los parámetros de configuración del motor para activar el Push to Passa favoreció la puja. Esta vez, la potencia extra de 40HP tuvo una duración de 40 segundos contra 25′' de hace una semana y un retardo de 12′' (9′'); el tiempo de inhibición se mantuvo en un minuto. “Fue una carrera de velocidad, no una carrera de mañas”, alentó Ardusso sobre la eficacia del sistema. “Funcionó la semana, pero se lució más en esta carrera, donde la distancia entre los autos fue menor. Ahora iremos a un circuito donde son difíciles los sobrepasos, como el [Oscar] Cabalén, pero el Push to Pass puede ayudar a mejorar el espectáculo”, razona Canapino, que con el triunfo y la ausencia de Matías Rossi, contagiado de Covid-19, saltó al tercer lugar del campeonato. Un mal comienzo para un excelente final.

La palabra de Canapino

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Agustín Canapino
Captura de TV


Agustín Canapino (Captura de TV/)