Super Bowl LV: Tampa Bay Buccaneers derrota a Kansas City Chiefs y Tom Brady consigue su séptimo anillo

Ben Burrows
·4  min de lectura
El mariscal de campo de los Tampa Bay Buccaneers Tom Brady (Getty Images)
El mariscal de campo de los Tampa Bay Buccaneers Tom Brady (Getty Images)

Cuando Tom Brady finalmente decidió unirse a los Tampa Bay Buccaneers la primavera pasada, el gerente general Jason Licht solo tenía una pregunta para él.

"Hay otra cosa aquí. Es una pequeña cosa, pero tal vez una gran cosa. Tenemos un número 12 en nuestro equipo y es bastante bueno: Chris Godwin. ¿Qué estás pensando en eso?"

"Oh, es un gran jugador", respondió Brady. "No voy a tomar su número. ¿Sabes en qué número estoy pensando? Estoy pensando en tomar quizás el número 7. ¿Está disponible?"

¿Por qué el número siete ?, preguntó Licht. "Para ir tras ese séptimo Super Bowl".

Brady se quedó con el dorsal 12 y el séptimo Super Bowl se convirtió en realidad luego de triunfar en calidad de visitante durante los pasados play-off de la NFC. El premio de dichas victorias fue albergar en casa el gran juego.

Tom Brady se encontraba en su momento más fantástico e impecable, tomando con calma todas las inofensivas cargas que le lanzó la defensa de los Kansas City Chiefs. El veterano mariscal de campo encontró en las diagonales a su viejo compañero de equipo en los New England Patriots, Rob Gronkowski, en dos ocasiones, para comandar la victoria por 31-9 y un séptimo trofeo Vince Lombardi, dos más que cualquier otro jugador en la historia del deporte.

Un enfrentamiento entre dos de las mejores ofensivas del fútbol americano comenzó de manera desfavorable con tres despejes mientras ambos mariscales de campo estrella luchaban por asentarse. Patrick Mahomes fue el primero en encontrar su ritmo poniendo a KC en el tablero con tres puntos antes de que Brady, un veterano de 10 Super Bowls, finalmente consiguiera cumplir con una de sus asignaturas pendientes.

En sus nueve visitas anteriores a la cima de la montaña, Brady nunca había lanzado un pase de touchdown en el primer cuarto. Eso finalmente cambió cuando encontró a Gronkowski en el más fácil de los pases de swing a la izquierda para tomar la delantera, una conexión que en postemporada sumó su treceava anotación. Sí, otro récord.

No pasó mucho tiempo antes de que fueran 14. Después de que los Chiefs se pusieran firmes y frustraran el intento de los ‘Bucs’ de cuarta y una a escasos centímetros del touchdown, la primera de este tipo en toda la temporada, Brady pronto estuvo de regreso en el rango de anotación, aunque en esta ocasión tuvo que agradecerle a la defensa de los Jefes.

Tres costosas penalizaciones, incluida una interferencia defensiva para negar una intercepción de Tyrann Mathieu en el tercer intento, extendieron una serie que terminó con otro dardo hacia Gronkowski en la parte trasera de la zona de anotación. Dos anotaciones, dos festejos.

Un nuevo gol de campo de Harrison Butker redujo la brecha antes de un poco más de magia de Brady en la víspera de la mitad.

Una bomba Brady a Scotty Miller acabó con los Green Bay Packers hace quince días en el juego de campeonato de la NFC. Esta vez fue Antonio Brown, quien venció a Mathieu fuera de la línea de golpeo, para asestar el tercer lanzamiento de touchdown del primer período con solo seis segundos en el reloj.

Habiendo estado detrás por dos dígitos en los tres juegos de postemporada hace un año, era poco probable que otro gran déficit hubiera intimidado a Mahomes mientras lo intentaba durante el intervalo. Pero cualquier pensamiento de más actos heroicos se puso firmemente en hielo poco después del intermedio.

Otra de las nuevas incorporaciones de Tampa esta temporada, Leonard Fournette, coronó una gran noche con Ali Marpet llevándolo a un paseo de 27 yardas hacia la zona de anotación. El corredor fue cortado por Jacksonville antes de la temporada, pero como muchos bajo el ala de Brady este año, ha renacido.

Poner esta victoria completamente sobre los hombros de Brady sería minimizar la excelente actuación de la defensa de Tampa.

Nunca antes los Chiefs habían fallado en anotar un touchdown en sus primeras siete posesiones de un juego con Mahomes en los controles. Los Bucs tomaron eso, y bajo la guía experta de Todd Bowles, consiguieron una blanqueada gracias a una gran cobertura de la secundaria para mantener bajo control a Travis Kelce y Tyreek Hill. En tanto, los frontales, liderados por el implacable Shaq Barrett, presionaron en todo momento a Mahomes quien nunca se sintió cómodo en la bolsa de protección.

Trató en vano de remontar, como lo haría cualquier campeón de su calibre, pero después de dos conversiones fallidas en cuarta oportunidad, la derrota parecía sentenciada. La caída fue la primera de dos dígitos de su carrera profesional. No habrá defensa del título, solo otra capa más grande para hacer su legado.

No habrá retiro para él, ni caminar hacia la puesta del sol; Brady quiere ganar demasiado por eso. Quizás solo otro número de camiseta.

Relacionados

Elogian a Amanda Gorman por su actuación en el Super Bowl LV

Super Bowl: Timothée Chalamet y Winona Ryder protagonizan comercial de Cadillac inspirado en Edward Scissorhands

Super Bowl: Niña lucha por su vida tras accidente que involucra al hijo de Andy Reid