Super Bowl. Homenaje, fiesta y una final electrizante que consagró campeón a Kansas City Chiefs

Alejo Miranda
lanacion.com

Hombro con hombro, todos los integrantes de cada equipo se alinearon sobre la yarda 24 de su lado de la cancha. Así permanecieron en silencio durante un minuto, silencio que acompañaron los 65.000 espectadores que a esa altura, media hora antes del inicio del partido, ya poblaban el Hard Rock Stadium de Miami. El homenaje a Kobe Bryant fue el momento más emotivo del LIV Super Bowl, un instante de congoja en medio de una parafernalia impactante, a la altura de lo que acostumbra a ofrecer la gran final de la NFL, potenciada por conmemorarse los 100 años de la creación de la liga.

Luego de la patada inicial, el espectáculo pasó a ser potestad de Kansas City Chiefs, que se impuso 31-20 en un final electrizante y levantó el trofeo Vince Lombardi por segunda vez en su historia, 50 años más tarde de su anterior conquista.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Dos jugadas en los últimos ocho minutos del partido de Patrick Mahomes, el quarterback más espectacular de la liga, marcaron la diferencia y sirvieron para dar vuelta un partido que para entonces aparecía cuesta arriba: un pase de 44 yardas a Tyreek Hill que derivó en el descuento y uno de 38 a Sammy Watkins para pasar al frente algunas jugadas más tarde. Sobre el final, Damien Williams sentenció el partido con una corrida de 38 yardas.

Mahomes, de apenas 24 años y en su tercer año en la liga, terminó con 286 yardas, dos touchdowns, dos intercepciones y fue elegido MVP, menos por sus números que por lo decisivo de sus intervenciones en la recta final del partido.

Se trata también del primer título para un gran técnico como Andy Reid, que en su 21ª temporada en la NFL consigue su primer anillo de campeón. Así, dejó de ser el head coach con más partidos ganados (207) sin ganar el Super Bowl.

A una semana del fallecimiento de la estrella de Los Angeles Lakers en un accidente de helicóptero, el Super Bowl se plegó a la cadena de homenajes que se repitieron en todas partes del mundo y con mayor énfasis en los Estados Unidos. Los 53 jugadores que estuvieron disponibles para jugar por cada equipo más sus respectivos integrantes del staff técnico ocuparon, enfrentados, todo el ancho de la cancha a lo largo de la yarda 24, el número que usó Bryant durante las últimas nueve de sus 20 temporadas en la NBA. En las pantallas gigantes apareció una foto de Kobe con su hija Gianna, que también falleció en el accidente, y los nombres de las nueve víctimas fatales.

También se recordó a También se recordó a Chris Doleman, ex jugador de Minnesota Vikings y miembro del Salón de la Fama, que murió el 28 de enero a causa de un tumor cerebral.

Kansas City comenzó mejor. Aunque contenido por la defensa de San Francisco, Patrick Mahomes, el quarterback más espectacular de la liga, se las ingenió para mover las cadenas y los Chiefs se adelantaron 10-3.

Jimmy Garoppolo, en cambio, arrancó más frío y tiró un pase interceptado antes de empezar a carburar. Una buena serie ofensiva con el receptor Deebo Samuel como actor principal terminó con el touchdown que igualó el encuentro antes del final de la primera mitad.

La primera emoción llegó con la presentación de los 100 mejores jugadores de la historia y los 10 mejores entrenadores. Una pantalla gigante virtual en medio del estadio, enmarcada por efectos láser, proyectó las mejores acciones de estas leyendas, la mayoría de las cuales estaban en el terreno de juego. Desde Curly Lambeau hasta Tom Brady, pasando por Jim Brown y Barry Sanders.

Luego del himno que cantó Demi Lovato franqueada por integrantes de las Fuerzas Armadas norteamericanas y coronado por el estruendo del vuelo de los aviones de combate, cuatro centenarios veteranos de la Segunda Guerra Mundial presentaron la moneda con que se realizaría el sorteo. Y entonces sí, comenzó el partido.

Kansas City arrancó mejor. Aunque contenido por la defensa de San Francisco, Patrick Mahomes, el quarterback más espectacular de la liga, se las ingenió para mover las cadenas y los Chiefs se adelantaron 10-3.

Jimmy Garoppolo, en cambio, empezó más frío y tiró un pase interceptado antes de carburar. Una buena serie ofensiva con el receptor Deebo Samuel como actor principal terminó con el touchdown que igualó el encuentro antes del final de la primera mitad (10-10).

En el tercer cuarto, con el novato Nick Bosa a la cabeza la poderosa defensa de San Francisco se adueñó del partido. Otro gol de campo y dos intercepciones en series consecutivas a Mahomes derivaron en siete puntos más para el 20-10 para 49ers.

Mahomes apareció cuando más se lo necesitaba y los últimos cinco minutos encabezó dos series ofensivas consecutivas que terminaron en sendos touchdowns para dar vuelta el partido (24-20). Con 2m50 en el reloj, San Francisco tuvo su chance, pero Garoppolo falló y Kansas City tuvo la última palabra con otro touchdown de Williams que sentenció el partido y desató el primer festejo en 50 años.

Qué leer a continuación