Suiza pospone sus planes de relajar las restricciones de COVID-19

John Revill
·2  min de lectura
Un esquí baja una ladera en un complejo de Lenzerheide, en Suiza, durante una nueva ola de la pandemia de coronavirus. Marzo 19, 2021. REUTERS/Denis Balibouse

Por John Revill

ZÚRICH, 19 mar (Reuters) - Suiza ha pospuesto sus planes de relajar las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19, según informó el Gobierno el viernes, debido al aumento de los casos de coronavirus y a los insuficientes avances en la vacunación.

Suiza había planeado permitir eventos al aire libre, como partidos de fútbol y conciertos con un máximo de 150 personas, a partir del lunes, así como permitir que los restaurantes abran sus terrazas a los comensales al aire libre, pero en su lugar optó por una estrategia más cautelosa, mientras las vecinas Francia y Alemania también frenan la reapertura.

"El riesgo de un aumento incontrolado del número de casos es actualmente demasiado grande para nuevas aperturas", dijo el Gobierno el viernes. "Además, todavía hay muy pocas personas vacunadas para evitar un fuerte aumento de las hospitalizaciones".

El número de casos de coronavirus en Suiza y el vecino Liechtenstein aumentó en 1.750 el jueves, muy por encima de la media de siete días de 1.285 casos.

En la actualidad, se espera que los contagios se dupliquen cada tres o cuatro semanas, según el Gobierno, que advierte que las nuevas variantes del COVID-19 constituyen hasta el 80% de los nuevos casos.

"Hace tiempo que sabemos que no solo son más infecciosas, sino también más peligrosas", dijo el ministro de Sanidad, Alain Berset, en una rueda de prensa. "Este no es el momento que esperábamos".

El Gobierno sí ha relajado las restricciones a las reuniones en interiores de familias y amigos, de cinco a diez personas, de cara a la Semana Santa.

Dividido entre el cansancio de la población y las advertencias de los expertos en salud pública sobre una reapertura demasiado rápida, el Gobierno ha buscado un camino intermedio que suele ser menos estricto que el de los países vecinos.

Ha presentado un plan de 1.000 millones de francos suizos (1.070 millones de dólares) para ofrecer pruebas gratuitas del coronavirus a todos los residentes, al tiempo que lucha contra la escasez de vacunas que necesita para su objetivo de inocular a todos los que lo deseen antes del verano.

Las tiendas, los museos y las bibliotecas volvieron a abrir este mes y se reanudaron las actividades deportivas y culturales para los más jóvenes.

Los colegios y muchos remontes están abiertos, pero los restaurantes y los locales culturales siguen cerrados.

(Información de John Revill, editado por Tomás Cobos)