Sigue el sueño del Puebla

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz, enviado

PUEBLA, Pue., mayo 16 (EL UNIVERSAL).- El sueño de Cenicienta del Puebla continúa. El cuento de hadas del Atlas acabó, y sin final feliz.

Un gol, un autogol de Anderson Santamaría fue suficiente para que La Franja siga viva, se mantenga en carrera como buen Caballo Negro de esta Liguilla.

Triunfo poblano 1-0 sobre los tapatíos, lo suficiente para empatar en el global (1-1) y seguir vivo por mejor posición de la tabla.

Y aunque no fue quien anotó el gol, mucho tuvo que ver la presencia en el campo de Santiago Ormeño, el mejor delantero mexicano, y también peruano, del semestre. Nadie se explicó por qué no estuvo en el juego de ida, pero estuvo en la vuelta y los camoteros están en semifinales, sobre todo por su hambre de triunfo en el momento clave.

Había que volver a las bases, sin inventar en extremo, Nicolás Larcamón mandó desde el primer minuto al Puebla por el gol del empate global, pero del pase a semifinales, mas no se esperaba a que el Atlas fuera tan responsable en sector defensivo, no dando balón por perdido, no dejando espacio sin cuidar.

El juego se volvió dramático. Atlas se replegó, Puebla atacó al extremo. Mucha gente de ofensiva metió Larcamón. Ferrareis acababa de entrar, tomó el balón con control orientado, y centró a donde Ormeño, con marca encima y a tropezones, propició que Santamaría metiera el balón. Vino la etapa de drama. De la defensa heroica poblana, del ataque desesperado de los tapatíos, pero nada. El Puebla sigue soñando.