El sueño cumplido de la casa propia, un paso más en la evolución de Jaguares

Alejo Miranda
lanacion.com

La UAR presentó la Casa Jaguares

Bienvenidos a la "casa jaguar". Lo que parece una canción de Dante Spinetta es una realidad. Jaguares ya tiene casa propia. Prestada, aunque más no sea, pero al menos con la tranquilidad de que puede disponer de sus beneficios al 100%, sin depender de un club anfitrión. Un paso más en la consolidación de una franquicia, que lo acerca al nivel de elite que exige el Súper Rugby.

Después de entrenarse durante sus tres primeros años de existencia en Buenos Aires Cricket & Rugby Club y de hacerlo en 2019 en Newman, donde los jugadores y el staff de Jaguares debían compartir las instalaciones con los socios locales, por al menos los próximos dos años el plantel tendrá un espacio exclusivo en la localidad de Ingeniero Maschwitz, del norte del conurbano bonaerense. Un predio de poco menos de cuatro hectáreas que, según prometen, está acondicionado para todas las necesidades propias de un equipo hiperprofesional de alto rendimiento.

La UAR presentó la Casa Jaguares, un centro de entrenamiento para el equipo

Según informó la UAR en un comunicado, el complejo cuenta con una cancha con las mismas dimensiones que la de Vélez (donde el equipo volverá a ser local); una media cancha para destrezas, ejercicios físicos y formaciones fijas; un gimnasio de última generación; tres vestuarios; una tribuna para 100 espectadores; una pileta de rehabilitación de agua fría y otra climatizada; un auditorio; una sala de estudio con capacidad para 50 personas sentadas; tres oficinas; una sala de fisioterapia para atención a 10 personas en simultáneo; dos consultorios médicos, y habitaciones con 20 camas, entre otras comodidades.

El estreno se producirá este lunes, cuando el equipo al que conduce Gonzalo Quesada realice su primer entrenamiento con miras a la temporada 2020, que comenzará el 31 de enero. "Hay tres factores donde se apoya la performance del equipo: el nivel de los jugadores, la cantidad y la calidad del staff, y la infraestructura. En este último ítem estábamos un poco atrás respecto a otros equipos, entrenándonos en muy buenos clubes pero sin un lugar propio. Ahora tenemos Casa Jaguares, que es nuestro lugar", dijo el head coach. "Es una buena noticia contar con este espacio, que tiene todo lo necesario para un equipo del nivel de Jaguares".

El predio pertenece a una empresa de eventos (Espacio Mendoza), que asumió la construcción del centro de entrenamientos. Los demás patrocinadores de Jaguares contribuyeron con el equipamiento.

Tanto en Biei como en Newman, Jaguares compartía el predio con los socios locales, lo que generaba inconvenientes de ambos lados, ya que debían dividirse tanto el lugar como los tiempos. Además, los espacios para los momentos de recreación, por ejemplo entre el entrenamiento matutino y el vespertino, eran limitados.

Una de las canchas de Casa Jaguares

Jaguares se asegura así un espacio propio por dos años, con la posibilidad de extender el vínculo por otro año, según informó la UAR. Al mismo tiempo, la institución avanza en la creación de un centro de alto rendimiento propio. Luego de frustrarse las posibilidades de que le cedieran un terreno en Campana, primero, y otro en Pilar, recientemente, analiza la compra de uno.

Otra novedad en la preparación de Jaguares para esta temporada, en la que el conjunto argentino defenderá el subcampeonato, es que el certamen comenzará un mes y medio antes que en los años anteriores, lo que le permitirá llegar al debut en mejores condiciones y no dar tanta ventaja al resto de las franquicias. Sucede que por ser este un año mundialista, no hubo ventana internacional de noviembre, y entonces Quesada podrá contar con la totalidad de los jugadores desde el lunes. El debut será el sábado 1 de febrero, ante Lions en Vélez, el primero de tres partidos consecutivos en condición de local.

La mayor dificultad serán para encontrar recambio para los seis jugadores de peso que eligieron seguir sus carreras en el exterior (Tomás Lavanini, Pablo Matera, Martín Landajo, Santiago García Botta, Enrique Pieretto y Ramiro Moyano) y acoplar a los juveniles que provienen de Pumitas y de Argentina XV. Con un centro de entrenamientos propio y a la altura de las necesidades del ultraprofesionalismo, la transición será un poco menos ardua. La Casa Jaguares abre sus puertas.

Qué leer a continuación