Cómo subir un puesto en el medallero 4 meses después: Argentina terminó 5ª en Lima 2019

LA NACION
lanacion.com

El 11 de agosto concluyeron los Juegos Panamericanos Lima 2019, con la Argentina en la sexta posición. Cuatro meses y medio después, Panam Sports retocó el medallero y la delegación albiceleste ocupó el quinto puesto definitivo. ¿Qué sucedió en medio?

Que la representación del Comité Olímpico Argentino (COA) sumó una medalla dorada en lugar de una plateada que tenía. Así, empató en primeros puestos con Cuba, que figuraba quinta, y la superó por cantidad de medallas plateadas. ¿Y cómo ocurrió eso?

La organización continental de los Juegos Panamericanos se tomó su tiempo para analizar las 1652 muestras de orina y las 253 de sangre tomadas para los análisis antidopaje. De los 1905 exámenes, apenas 15 resultaron positivos, pero los suficientes para que hubiera dos noticias muy beneficiosas para la Argentina deportiva.

La primera es la victoria heredada en la final masculina de cuatro pares de remos cortos, que el conjunto integrado por Brian y Cristian Rosso, Ariel Suárez y Rodrigo Murillo había perdido por apenas 7/100 frente a Uruguay. Panam Sports no especificó quiénes son los sancionados por dopaje en cada competencia, pero sí informó que entre las nueve pruebas en las que se modificó el resultado estaba esta, lo cual implica que a por lo menos uno de los uruguayos se le detectó una sustancia prohibida en el cuerpo. El equipo de la Banda Oriental perdió así esa primera posición y el argentino cambió su medalla plateada por una dorada.

Consecuentemente, el COA pasó a tener 33 victorias en el medallero y alcanzó la línea de Cuba, que por su parte trocó una de bronce por una plateada a raíz de la misma desclasificación a Uruguay en remo. Y como la Argentina quedó con más segundos lugares que los cubanos, 34 contra 28, se apoderó de esa quinta ubicación definitiva, con 101 medallas totales (34 de bronce, cinco menos que las obtenidas por los caribeños). Un resultado bastante mejor que el esperado antes de los Juegos Panamericanos, cuando se especulaba con una séptima colocación, o a lo sumo una sexta.

Gracias a esta modificación, el Comité Olímpico albiceleste superó en dos posiciones la conseguida en los Panamericanos anteriores más recientes, Toronto 2015, en los que resultó séptima con una cosecha muy inferior a la de Lima 2019: 15 oros, 29 platas y 31 bronces (75 acumuladas), vs. 33, 34 y 34 (101), respectivamente.

Los dopajes, que no involucraron a deportistas nacionales en Perú, favorecieron una segunda vez a la delegación. El resultado positivo del análisis a una amazona canadiense anuló el cuarto lugar que había registrado su equipo de salto ecuestre y entregó ese puesto al argentino, que se había situado quinto, integrado por José María Larocca, Matías Albarracín, Martín Dopazo y Carlos Cremona. El cambio incluyó una enorme recompensa: la clasificación para los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Todo un logro para la equitación celeste y blanca, por más que en Toronto venía de conseguir lo mismo pero para Río de Janeiro 2016.

"Hemos sido muy cuidadosos con el tema del dopaje en los Juegos Panamericanos Lima 2019, respetando todos los protocolos, los procesos y las audiencias que corresponden. Luego de nuestra reunión de Comité Ejecutivo aprobamos oficialmente las decisiones de la Comisión Disciplinaria y las respectivas descalificaciones a los atletas involucrados, y esto ha generado los cambios que hoy estamos informando. Con esto, cerramos oficialmente el medallero de nuestra competencia". Así justificó la demora de cuatro meses y medio el secretario general de Panam Sports, Ivar Sisniega.

A la Argentina no le importa la tardanza: aunque con involuntaria ayuda ajena, tiene otro triunfo, saltó un casillero en el medallero y metió un equipo en la cita olímpica de Tokio del año que viene. Los Panamericanos terminaron mucho mejor que lo pensado tanto antes como después de los Juegos.

Qué leer a continuación