Sub 17, al umbral de la inmortalidad

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- México jugará otra final de Mundial Sub-17, la tercera en su historia, ahora contra el anfitrión Brasil, sí, Brasil; potencia futbolística, pero que contra la Selección Mexicana en diferentes categorías en partidos por el título, simplemente no ve la suya.

Cinco juegos en diferentes torneos, por la máxima corona contra la verdeamarela, y cinco victorias para el Tricolor. La primera fue en la Copa Oro 1996, marcador 2-0; la segunda, Copa Confederaciones 1999, 4-3; la tercera, Copa Oro 2003, 1-0; la cuarta, Sub 17 2005, 3-0, y la quinta, la de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, 2-1.

¿Habrá sexta?

La diferencia con las otras finales es que ahora será en casa de los brasileños, con todo a favor. Hándicap en contra, pero por qué no pensar en un Bezerraozazo.

"Brasil y México son referentes en esta categoría", dijo Marco Antonio Ruiz, técnico nacional, quien tampoco olvidó la carga que tiene encima por el pasado glorioso de los equipos de 2005 y 2011. "En estos Mundiales no es fácil estar siempre presente en su zona y México lo ha hecho, pero eso queda en el pasado, son selecciones distintas, tengo que estar muy atento al momento actual. Respeto al rival, pero queremos ganar y vamos a hacer hasta lo imposible".

Desde la distancia, César Villaluz, campeón en 2005, les desea suerte. "Ojalá que se les dé el campeonato, hace recordar lo que uno vivió en esos años". Este equipo "tiene más apoyo, antes no pasaban los partidos, no tuvimos giras, nos concentrábamos en el Ajusco, así abrimos brecha, y ojalá la aprovechen", finalizó.

Qué leer a continuación