Sport Boys es uno de los casos que la FBF busca solucionar

El club boliviano está sin presidente, sin DT y con varias deudas por lo que no podría jugar en el reinicio del torneo Clausura.
El club boliviano está sin presidente, sin DT y con varias deudas por lo que no podría jugar en el reinicio del torneo Clausura.

La Federación Boliviana de Fútbol espera solucionar el caso de Sport Boys, que pasa por una crisis institucional, para hacer oficial el reinicio del torneo boliviano programado para este fin de semana.

El ente federativo de Bolivia ya tiene todo listo para reiniciar las actividades del torneo Clausura 2019 tras un mes de pausa debido a los conflictos sociales por los que pasa el país luego de las elecciones nacionales del 20 de octubre pasado.

El único club que podría impedir el reinicio del torneo es Sport Boys que pasa por una crisis institucional porque no cuenta con presidente, sólo tiene un dirigente, su entrenador renunció al cargo, a los jugadores se les debe cuatro meses de sueldo y no tienen ni dinero para alquilar una cancha donde entrenar.

“No puede ser que exista un club que sólo tenga un dirigente. Desapareció el presidente y no hay nadie en ese club”, dijo David Paniagua, representante de Futbolistas Agremiados (Fabol) que busca junto a la FBF hallar una solución al problema que tiene el Toro de Warnes.

El club de Warnes perdió hace pocos días tres puntos en la tabla de posiciones del torneo Clausura debido a que tiene deudas con dos jugadores, Saidt Mustafá y Jorge Ruth, dicha deuda deberá cancelarla en los próximos días o caso contrario perderá más unidades.

La crisis en Sport Boys creció cuando el presidente del club, Carlos Romero, decidió irse sin dejar a nadie a cargo tras la renuncia de Evo Morales al mandato de la nación.

Sin Romero en el cargo y sin conocer quién pagará a los jugadores, el entrenador Víctor Hugo Antelo decidió renunciar, mientras que los futbolistas ya no se entrenan porque se les debe hasta cuatro meses de sueldo y porque no tienen dinero para alquilar una cancha.

Qué leer a continuación