El sorprendente cambio de look del Pocho Lavezzi: "Mejor así"

LA NACION
·2  min de lectura

El exfutbolista Ezequiel "Pocho" Lavezzi se la jugó con un sorprendente cambio de look que compartió con sus seguidores de Instagram.

"¿Mejor así?", preguntó Lavezzi en una encuesta que realizó en sus Instagram stories. Hasta el momento, los resultados son parejos, ya que el 52% se volcó por el sí, mientras que el 48%, respondió que no.

Después de muchos años con una prolija barba decolorada con canas, el exdelantero de la Selección Argentina eligió ralearse el rostro.

Según publicó hace cuatro días en su Instagram, el exdeportista se encuentra de vacaciones en la exclusiva bahía de Dirsek Bükü, Turquía, con su pareja, la modelo brasileña Natalia Borges, que también publicó imágenes del viaje en sus redes sociales.

Lavezzi, de 35 años, anunció su retiro de la actividad profesional en diciembre de 2019. "Con mucha emoción, me despido de la etapa más linda que me dio la vida. Fui muy feliz", escribió en sus redes el "Pocho", cuyo último club fue el Hebei Fortune de China.

El conflicto con su ex

Devenido en sex symbol tras el mundial de Brasil 2014, la vida amorosa del futbolista pasó a ser objeto de discusión en programas de espectáculos. En pareja por muchos años con la modelo argentina Yanina Screpante, ambos terminaron su relación en 2018 en términos poco amistosos. Ahora, se encuentran enfrentados por la separación de bienes.

"Me dejó varada en Francia. Apenas nos separamos, me cortó la tarjeta de crédito. Tenía mis ahorros y algo de plata encima y con eso volví. Tuve que llamar a su secretaria, que me entendió, habló con él y me dejaron disponer de un monto mínimo en la tarjeta. Me acuerdo que él le dijo: 'Bueno, achicale lo que más se pueda", contó Screpante en el programa Confrontados.

Luego agregó: "Él cree que no me corresponde nada porque él era el que corría bajo la lluvia, en el barro y yo estaría pintada en la casa. No sé. Cuando nos separamos, charlamos para organizarnos, pero no nos pusimos de acuerdo. Estuvimos ocho años juntos y vaya a saber qué pasaba por su cabeza. Considera que no me correspondía nada porque el que trabajaba era él. Obviamente que hay un reclamo legal y un juez determinará cuánto me corresponde. Yo que él estaría preocupado porque sé muchas cosas de sus contratos aunque no me dejaba meterme en nada de su carrera. Nunca me dio cabida. Es una vida linda, no puedo quejarme, pero vivir en paz, con o sin dinero, no tiene precio".