Estos síntomas de posibles coágulos indican que hay que ir inmediatamente al médico

M. J. Arias
·4  min de lectura

Los cambios en el prospecto, en las recomendaciones sobre los rangos de edad y la aparición de efectos secundarios han generado cierto clima de rechazo ante la vacuna del coronavirus de AstraZeneca. Una de las mayores preocupaciones está en torno a la posibilidad de que en un reducido porcentaje de quienes la reciben se puedan formar coágulos de sangre. Desde la Agencia Europea del Medicamento (EMA) han intentado enviar un mensaje de tranquilidad y confianza en la vacuna detallando los síntomas que indican un posible complicación en ese sentido y la necesidad de acudir al médico

Dolor en el pecho es uno de los síntomas que indican que hay que acudir al médico. (Foto: Getty Images)
Dolor en el pecho es uno de los síntomas que indican que hay que acudir al médico. (Foto: Getty Images)

Ante la sobreinformación a la que está siendo expuesta la población desde hace más de un año sobre todo lo que tiene que ver con la pandemia y las informaciones contradictorias y cambios de criterio a lo largo de los meses, lo mejor y más eficaz suele ser un mensaje claro y conciso. Y eso es lo que ha tratado de hacer la EMA con su comunicado, que puede consultarse a través de su web en inglés y que se detalla en esta noticia.

La existencia del mismo implica la confirmación, como señalan en la Cadena Ser, de la existencia de una relación entre la vacuna desarrollada en Oxford y la aparición de coágulos en casos de niveles bajos de plaquetas. Dicho eso, el organismo europeo insiste en su mensaje de que “los beneficios de la vacuna continúan superando los riesgos para las personas que la reciben. La vacuna es eficaz para prevenir el COVID-19 y reducir las hospitalizaciones y las muertes”.

Detallan que “al reconocer los signos de coágulos sanguíneos y niveles bajos de plaquetas y tratarlos temprano, los profesionales de la salud pueden ayudar a los afectados en su recuperación y evitar complicaciones”. Para ello, ha publicado una lista de seis síntomas que la población debe conocer y vigilar para que, en caso de producirse, quien los sufra acuda a su médico para que controle si estos se deben a la aparición de un coágulo o, por el contrario, a cualquier otra razón. 

Los seis síntomas a vigilar son los siguientes:

  •     Dificultad para respirar.

  •     Dolor de pecho.

  •     Hinchazón de la pierna.

  •     Dolor abdominal persistente.

  •     Síntomas neurológicos como dolores de cabeza intensos y persistentes o visión borrosa.

  •     Diminutas manchas de sangre debajo de la piel en lugares más allá de donde se recibió la inyección.

Estas indicaciones nacen a raíz de la vacunación contra el coronavirus, pero hay otras razones por las que se pueden formar coágulos y los síntomas serían los mismos. La aparición de coágulos de sangre tras recibir la vacuna de AstraZeneca es un efecto secundario muy poco frecuente, aclaran, pero el hecho de que se hayan dado casos ha generado cierta confusión y preocupación entre la población. El coágulo se produce cuando la sangre, al volverse más espesa, da lugar a una masa más sólida que, dependiendo dónde se encuentre, puede provocar efectos como accidentes cerebrovasculares, convulsiones y, en los casos más graves, la muerte. La gravedad depende en cierta medida de dónde se produzca este coágulo y si se desplaza hacia órganos vitales. 

Además de indicar a la población en general los síntomas a los que deben estar atentos, en su comunicado también ha incluido algunas indicaciones para los médicos y profesionales sanitarios en este sentido. Explican, dirigiéndose al colectivo profesional, que “estos tipos muy raros de trombosis (con trombocitopenia) incluyeron trombosis venosa en sitios inusuales como trombosis del seno venoso cerebral y trombosis de la vena esplácnica, así como trombosis arterial”.

Añaden como información relevante que “la mayoría de los casos notificados hasta ahora han ocurrido en mujeres menores de 60 años” y que en su mayoría “ocurrieron dentro de las 2 semanas posteriores a que la persona recibió su primera dosis”. 

Por eso, les dan las siguientes instrucciones a los sanitarios:

  • Estar atentos a los signos y síntomas de tromboembolismo y trombocitopenia para poder tratar rápidamente a las personas afectadas de acuerdo con las directrices disponibles. 

  • Informar a quienes reciben la vacuna de AstraZeneca de los seis posibles síntomas mencionados antes y que podrían estar relacionados con coágulos. 

EN VÍDEO | EMA no halló factores de riesgo específicos en casos de trombos tras vacuna de AstraZeneca