Sin Tiki-Taka: el Barcelona brasileño juega al lado de un circo para menos de 100 espectadores

Quien venga por aquí no se encontrará con un museo del fútbol, ventas de camisetas por millones de euros, gigantografías exhibiendo futbolistas estelares cruzados de brazos vendiendo lo que sea a cientos de turistas que apuntan las cámaras de sus celulares en todas las direcciones, intentando captar absolutamente todo. Quien se anime a cruzar la represa Guarapiranga, al Sur de São Paulo, en Brasil, se encontrará con un Barcelona que, además de escudo, colores y uniforme, poco más tiene en común con el poderoso Barcelona de Lionel Messi.

Se trata del Barcelona Esportivo Capela que, si bien hoy se aprovecha de cierta repercusión por el nombre y no reniega de ser “el Barça brasileño”, ni siquiera fue creado en honor al homónimo gigante catalán. Creado a principios de 2000, el club fue bautizado de esa forma por la Comunidad de Vila Barcelona, en la región de Capela del Socorro, donde un grupo de amigos decidió fundar un equipo amateur.

“A la hora de vestir al equipo, sí optamos por la camiseta del gran Barcelona, usando sus colores y sí, claro, nos colgamos un poco del éxito mundial que ellos tienen, no deja de ser una propaganda espontánea”, le dijo al diario El País el presidente y fundador Paulo Sergio Moura. En 2004, el equipo debutó en la semi profesional cuarta división paulista, última división estadual, de la cual nunca salió. “No nos importan los resultados, es lo de menos”, continuó en su declaración a El País Moura. “Somos un club formador de jugadores, nos interesan más los sueños de nuestros jóvenes”, aseguró el dirigente.

Diego Costa surgió en el Barcelona

Y Moura puede cimentar sus palabras en un nombre: Diego Costa. Sí, el delantero brasileño (nacionalizado español) del Chelsea surgió del Barcelona paulista. “Increíblemente, descubrimos a un jugador que, tiempo después, se convirtió en verdugo del Barcelona catalán”, explicó el presidente. “Llegó con 16 años y ya daba para ver que era un jugador distinto, muy fuerte y aguerrido”, agregó.

La mayoría de los jugadores del primer equipo del Barcelona Esportivo Capela no reciben salario, sólo alimentación. En la sede que el club tiene en Guarapiranga, el club realiza trabajos sociales con adolescentes de la región. Como mayor patrimonio, el Barça brasileño tiene un omnibus Mercedes Benz, modelo 1989, con el que traslada a sus jugadores.

Si el Barcelona de Messi disputa todos sus partidos en el Nou Camp, el Barcelona Capela lo hace apenas frente a algunos familiares y amigos de los jugadores, que no llegan a juntar 100 en la mayoría de los partidos de la temporada y se agrupan al lado de las lonas de un circo que casi invade el campo de juego. “Buscamos un estilo de juego agresivo y vistoso, como el Barcelona real”, dijo Ecio Pasca, gerente de Fútbol del club. “Quién sabe un día el poderoso Barcelona nos ofrece una sociedad, un intercambio o hasta nos oficializa como una filial en Brasil”, sueña Pasca.

Un poco más del Barcelona Capela y su hijo pródigo, Diego Costa:

También te puede interesar:

¿Qué alternativas tiene Tabárez ante la baja de Suárez?

Así comienza la Superliga argentina: días, horarios y TV de la primera fecha

Ella es la modelo rusa que posiblemente conquistó el corazón de James Rodríguez