Simeone rompió otro récord en el Atlético, pero mejor que nadie se lo cuente

Cristian Grosso
·3  min de lectura
Diego Simeone. satisfecho luego del triunfo de Atlético de Madrid
@Atleti

El entrenador con más victorias en la historia de Atlético de Madrid es Diego Simeone. Desde este miércoles, cuando con 309 victorias desplazó de la cima a un tótem colchonero como Luis Aragonés. ¿Qué importancia le da el Cholo? Hoy, ninguna. No le hablen de récords ni le digan felicitaciones porque solo recibirán por respuesta que las marcas se aprecian recién con el tiempo. Ahora no, ahora está enfocado en desmentir que esta liga española su equipo la tenía regalada. Para eso debe convivir con la presión, con los comentarios agoreros y con la necesidad de ganar.

Obsesionado por el triunfo, él se guía por lo que sucede en la cancha. Y Atlético de Madrid ganó el partido que debía ganar, el que ahora sí lo iguala con el resto en 26 partidos. Pendiente de la fecha 18, Aleti derrotó en Madrid a Athletic Club de Bilbao por 2 a 1 y se afirmó en la cima. Le lleva seis puntos a Barcelona y ocho a Real Madrid. Quedan 12 fechas (36 puntos), una eternidad.

Atlético Madrid se abraza al triunfo. El equipo de Simeone ganó y se afianzó como líder de la Liga de España
GABRIEL BOUYS

“Las finales no se juegan, se ganan”, repite Simeone. Y esta lo parecía, porque Atlético de Madrid apenas había sumado cuatro de los últimos 12 puntos por la liga. Porque el domingo pasado se le había escurrido al final la victoria en el derbi contra el Real. Porque comenzó perdiendo con los vascos por el gol de Iker Muniain. Porque apostó por Yanick Carrasco, Thomas Lemar, Llorente, Joao Felix y Luis Suárez en ataque para quebrar la resistencia de un visitante que llegó al Wanda Metropolitano con una seie de ocho juegos invicto. Con el tiempo adicionado superado por cinco segundos, Marcos Llorente, de cabeza, marcó el empate antes del entretiempo. Protestaron los vascos mientras Simeone lo celebró con furia.

El segundo tiempo lo jugó Atlético con rabia y rebeldía. Arrinconó a los vascos hasta forzar la victoria, que llegó por un penal que propició Luis Suárez. El delantero uruguayo alcanzó su tanto número 18 en la Liga (en 23 partidos, y se puso a uno de Messi en la discusión por ser el goleador del campeonato), y quedó a un grito de los 500 en su carrera.

Para Atlético ya son 62 puntos sobre 78 posibles al 10 de marzo. Un registro muy sólido, incluso superior a la campaña del título en 2013/14. Que no lo lea Simeone, porque espantará cualquier triunfalismo. Dirá “partido a partido” y recorrerá como un mantra Getafe, Alavés, Sevilla, Betis, Huesca, Athletic de Bilbao, Eibar, Elche, Barcelona, Real Sociedad, Osasuna y Valladolid. Sí, los rivales que esperan hasta el 22 de mayo. Son 62 puntos en 26 fechas, como Lille y PSG, punteros en Francia; como Inter, líder en Italia. Solamente Manchester City suma 68 unidades, pero después de 29 encuentros.

Lo mejor del triunfo de Atlético de Madrid

¿Y si le comentan a Simeone qué necesitó 98 partidos menos que don Luis Aragonés para quitarle la marca de más victorias? No se dejará tentar. ¿Y si le recuerdan que únicamente el checoslovaco Ferdinand Daučík es el entrenador extranjero que todavía registra más victorias que el ‘Cholo’ -234 contra 216- en la Liga? Nada tampoco. Simeone responderá que Llorente ejemplifica la palabra voluntad, y dirá tantas veces como pueda que con el talento no alcanza si no hay esfuerzo. “La voluntad es todo, el talento es lo siguiente”, subraya.

Siempre la fusta a mano. ¿Alguien ha ganado más partidos que Simeone en el banco del Atlético de Madrid? Ya no. ¿Y en un mismo club de España? Apenas Miguel Muñoz, con 357 en Real Madrid. Ni se lo cuenten a Simeone, perderán el tiempo. Solo escucharán una frase que por estos días repite una y otra vez: “No hay permiso para aflojar”.