Simeone, campeón de España: la orden que les dio a los empleados del club para ganar la Liga

·6  min de lectura
Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid celebra con Kieran Trippier del Atlético de Madrid después de la victoria en el partido de La Liga Santander entre el Real Valladolid CF y el Atlético de Madrid en el Estadio Municipal José Zorrilla el 22 de mayo de 2021 en Valladolid, España.
Angel Martinez

Después de la mejor Navidad futbolística posible, enseguida el año nuevo le advirtió que no sería sencillo. Nada de regalos en los zapatos: el 6 de enero Cornellà eliminaba a Atlético de Madrid de la Copa del Rey. “Veremos si estamos acá la próxima temporada…”, disparaba en la conferencia de prensa posterior y lograba el efecto despiste: el espacio se iba a llenar de especulaciones sobre su futuro, por encima de ese tropezón papelonesco. La astucia para proteger a la manada. Entonces, Diego Simeone se convenció: debía creer en esta señal y no en los 50 puntos que el equipo había sumado en la primera rueda de la Liga española. ¿Cuándo al Atlético le había sobrado algo en su historia? “No es normal, esto no fue normal”, contaba desde el otro lado del Atlántico frente a las estadísticas, las que mostraban un 87% de rentabilidad. En la desconfianza nacía el campeón.

Premier league
Premier league

Luego de quedar eliminado de Europa y tras licuarse la ventaja que llevaba en la cima del torneo español, Diego Simeone convenció a los suyos de que el título era posible. "Vamos a salir campeones" fue el lema.

Algunos días más tarde, la IFFHS lo distinguía como el mejor entrenador de la década (2011-2020), dejando a Guardiola en el segundo lugar y a Klopp, tercero. No le importó en ese momento. Llegaron las bajas por Covid -hasta ocho para afrontar un partido-, igual que en otros equipos, y empezó a desentenderse de la ventaja que llevaba. “Conociendo a los rivales que tenemos, no cederán hasta el final. La Liga se va a definir en la última fecha”, vaticinaba.

Era principios de febrero, el mes que Levante le robó cuatro puntos –empate y única derrota en el Wanda Metropolitano-, en una secuencia exprés de tres días porque debieron recuperar una fecha pendiente. Y 76 horas después se engarzó la caída con Chelsea, en la ida por la Champions. Las voces que alentaban el desplome tomaban impulso. En marzo se certificó el adiós a Europa y en abril, dos derrotas con Sevilla y Athletic Bilbao, licuaron la ventaja. Llamaba la trinchera, guerra de guerrillas. La plenitud.

Diego Simeone mantiene la comodidad en la punta de la Liga de España con Atlético de Madrid, aunque ayer tuvo algo de suerte para ganar en el minuto final
Diego Simeone mantiene la comodidad en la punta de la Liga de España con Atlético de Madrid, aunque ayer tuvo algo de suerte para ganar en el minuto final

Una de las expresiones características del Simeone jugador y, desde hace años, el Cholo entrenador. Su equipo, Atlético de Madrid, ganó en la última fecha de la Liga de España y se quedó con el título, que tiene mucho del DT argentino.

Para mayo, el “Cholo” se llevó a sus padres a Madrid. Antídoto afectivo para ese sprint final, bajo el paseo espectral de los presagios agoreros alentados por tantos. Estado ideal para un tozudo vengativo como Simeone. En definitiva, gerente del club, se ocupó de visitar a los empleados de seguridad, los que vigilan el acceso de los jugadores, y les dio una orden: a partir de ese momento, a cada futbolista se los debía recibir con la expresión ‘vamos a salir campeones’. Y supervisó que se cumpliera.

En las cinco fechas decisivas encadenó cuatro victorias y un empate ante Barcelona, que también debió ser victoria. Real Madrid y Barcelona se acercaron, es más, tuvieron la oportunidad de arrebatarle la punta, y en ese paso, fallaron. Cuando más dudaron de Atlético de Madrid, mejor respondió. Simeone repetía que, más allá del funcionamiento, la fortaleza mental premiaría al campeón. “Los partidos no los ganan los que mejor juegan, sino los que están más seguros de lo que hacen”, dijo, dice y dirá.

Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid celebra ganar el título de La Liga Santander después de la victoria en el partido de La Liga Santander entre el Real Valladolid CF y el Atlético de Madrid en el Estadio Municipal José Zorrilla el 22 de mayo de 2021 en Valladolid, España.
Angel Martinez

Las alas del campeón: Diego Simeone vuela tras haber alcanzado el título de la liga de España tras vencer a Valladolid en la última jornada. (Angel Martinez/)

En las dos jornadas finales, perdía. Perdía con Osasuna y ganó 2 a 1. Perdía con Valladolid, y ganó 2 a 1. Lo que en febrero le faltaba a Atlético era sentirse apretado, desafiado, algo menospreciado, también. Por eso Suárez llegó al lugar perfecto para martillar con su rencor: 21 goles, determinantes los dos últimos. “¿Suárez? Habla por sí solo el apellido”, resumió Simeone. Descartado de Barcelona, el ‘Pistolero’ hizo todo para irse a Juventus; cuando esa gestión se desmoronó, Simeone le susurró al oído lo que el uruguayo quería escuchar. Cuánta ‘malicia’ junta.

Partido a partido. ¿Una obviedad, un lugar común? Un mantra. Cuando desarrolla el concepto, dice: “Si mirás lejos no ves el paso inmediato y tropezás. Hay que ir despacio, que no es ir lento…”, aclara. El viernes reunió a todo el plantel en una carpa. Una silla por jugador, y en cada silla, las banderas y las bufandas de todas las peñas del club. ‘¿Qué no hay hinchas? ¡Mentira! Y están esperando ser campeones’, fue el llamado al compromiso final. Para encontrar un título de liga de los colchoneros en el que no aparezca el apellido Simeone hay que retroceder hasta la temporada 1976/77. Él fue el técnico en la 2013/14. Él fue jugador –y goleador en el choque decisivo- en la 1995/96, vuelta olímpica de la que este martes se cumplirán 25 años.

Voló por el aire en brazos de sus dirigidos durante los festejos, y por primera vez en la temporada fallaron las manos del arquero Oblak para atajarlo: terminó en el suelo Simeone. Después, mientras caminaba solo por el estadio José Zorrilla, con la mirada vaya a saber adónde, se le cayeron algunas lágrimas que se apuró por secar. En esas emociones violentas se le cruzó todo el mundo. Desde los conocidos que murieron por Covid hasta sus jugadores, los que sostuvieron la punta en 32 de las 38 fechas. Pero necesitaron sufrir, porque así late el Atlético: de sus 11 títulos de liga, diez los ganó en la última fecha. Atlético necesita vivir bajo riesgo. Y Simeone necesita el peligro para vivir atento. Cuando le preguntaron por la temporada de Ángel Correa, las primeras palabras de su respuesta, antes de cualquier elogio, fueron “supo sufrir”. Intuitivo, olfateaba algo: en un contexto social y sanitario tan adverso, lleno de angustias e historias de resiliencia, no podía ser otro que Atlético de Madrid el campeón.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De las 17 ligas españolas más recientes, 15 se las llevaron entre Barcelona (10) y Real Madrid (5). Sólo dos se les escaparon a los monstruos y se las arrebató Atlético de Madrid. Que Atlético esté donde está, es mérito de Simeone más que de ningún otro. Con el pitazo final, estrechó las manos y comenzó a reír. Una risa nerviosa, compulsiva, reía sin saber muy bien por qué. Tal vez era gratitud, desahogo, vendetta o sarcasmo. Lo hizo de nuevo.

(VIDEO) Simeone: "Entramos en la 'zona Suárez', es el momento ideal para él"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.