Silvio Carrario: de zapatear con Diego Maradona y Evo Morales hasta el pedido de "ir para atrás" y ser reemplazado por "botón"

LA NACION
·2  min de lectura

El ex jugador Silvio Carrario fue invitado al programa ESPN Fútbol Club Show y revivió el día en que Diego Maradona le pidió que zapatee en un asado organizado en Bolivia por Evo Morales

El ex delantero de Boca, Racing y Olimpo, entre otros, detalló aquel encuentro y contó: "Estábamos comiendo un asado con Evo Morales y Diego Maradona. Había música. Yo era profesor de folklore y Diego me hizo zapatear. Hasta que no me cortara Diego, no iba a dejar".

"Tweety" agregó que el evento se realizó a los 3600 metros de altura, en la ciudad de La Paz y que no pudo ocultar el cansancio. "Yo estaba muerto y Evo Morales seguía aplaudiendo. Diego me pedía uno más y otro más, y yo estaba sin aire".

Luego, el conductor del programa pidió al goleador que se suba al escenario del estudio y que realice un clásico zapateo en vivo. El Tweety no dudó y rápidamente se dirigió hacia el centro de la pista y demostró que sus dotes folklóricos siguen intactos.

Evo Morales y Diego Maradona, protagonistas de una de las historias de Silvio Carrario
Fuente: lanacion.com

Marchetta lo sacó por "botón"

Más tarde, el jugador contó que cuando era dirigido por Pedro Marchetta, en Racing, se enfrentó en una ocasión a Oscar Ruggeri. "Marchetta me dijo antes del partido que lo encare porque estaba viejo".

Carrario dijo que Ruggeri lo conocía de Corral de Bustos y que en ese partido le hizo sentir el rigor a fuerza de patadas. Además, el ex campeón mundial le preguntó qué le había dicho Marchetta sobre él.

"En el entretiempo le digo a Ruggeri y entonces en el segundo tiempo lo empezó a insultar a Marchetta. Después, me sacó del partido porque me dijo que era un botón", explicó Carrario sobre lo sucedido en aquel encuentro.

Ir para atrás para que no siga Madelón

Sobre el final, Carrario contó que, cuando jugaba en Olimpo y era dirigido por Leonardo Madelón, le pidieron escatimar esfuerzos en el partido para evitar que el técnico continuara en su cargo e incluso explicó que ya se habían comunicado con su supuesto reemplazante.

"Me dijeron que vaya para atrás porque lo querían limpiar a Madelón. Me citaron a las 10 de la mañana en un bar, yo no lo podía creer. Me fui a la casa del capitán del equipo y a la tarde le conté a Madelón", dijo Carrario en alusión a los códigos que respetaba en su época de jugador y aseguró que nunca hubiese aceptado no rendir al máximo de su nivel.