El show de Kyrgios en Wimbledon: su problema con las zapatillas y un desenlace con pedido de disculpas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El australiano Nick Kyrgios vivió varios contratiempos frente al canadiense Felix Auger-Aliassime, que avanzó a los octavos de final de Wimbledon
Agencia AFP

Nick Kyrgios (60°) volvió a dar un espectáculo aparte, pero de esos que opacan su figura. No hay términos medios con él: despierta admiración o rechazo. Este sábado se vio obligado a retirarse ante el canadiense Felix Auger-Aliassime (19°), que se impuso por 2-6 y 6-1. Los problemas físicos del australiano fueron un escollo insuperable para el N°19 del mundo, que vio frustrada su intención de acceder a los octavos de final de Wimbledon. “Me lesioné en el abdomen en el final del primer set”, explicó el tenista de 26 años.

El oriundo de Canberra había llegado a la tercera ronda tras dejar en el camino a Ugo Humbert (25°) y a Gianluca Mager (77°), respectivamente. Por su parte, Auger-Aliassime había vencido en el debut a Thiago Monteiro (81°) y en la siguiente fase a Mikael Ymer (98°). Pero antes del partido, Kyrgios sufrió un percance insólito, bien propio de él: pisó el césped con las zapatillas equivocadas y mandó a pedir el calzado correcto, el de juego. En la espera del nuevo par, los espectadores más cercanos le preguntaron qué estaba sucediendo y el australiano, que hacía el precalentamiento, informaba y a la vez bromeaba: “Me olvidé las zapatillas, es un buen comienzo”.

El problema con las zapatillas

Ya en el duelo ante el canadiense, Kyrgios fue un tren imparable en el primer set: tomó confianza desde el arranque, generó varias posibilidades de quiebre y selló el primer set a su favor por 6-2. Sin embargo, fue el principio del fin. En el segundo parcial, el canadiense entró en juego y se mostró muy firme con su derecha. Quebró el servicio de su rival de entrada y liquidó el parcial por 6-1. Kyrgios evidenció molestias con su lenguaje corporal, fue atendido y, en el descanso del tercer capítulo y tras 58 minutos de juego, decidió retirarse tras los problemas físicos que lo aquejaron durante gran parte de la jornada. El final lo encontró pidiendo disculpas a todo el público por tener que abandonar forzosamente la cancha.

El momento del retiro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.