Fue campeona mundial y no tuvo su premio hasta 28 años después

The Washington Post
·7  min de lectura
Pauline Menczer fue la mejor del mundo en 1993, pero no cobró premio
Pauline Menczer fue la mejor del mundo en 1993, pero no cobró premio

La australiana Pauline Menczer alcanzó la cima de su deporte en 1993, al ganar el campeonato mundial femenino de la Asociación de Profesionales del Surf. No recibió ningún premio en dinero porque el circuito, que no disponía de fondos, no reservó ninguno para la campeona. Incluso, el trofeo que recibió estaba roto.

Menczer formó parte de una generación pionera de surfistas femeninas que lucharon por hacerse un lugar en el mundo del deporte dominado por los hombres en las décadas de 1980 y 1990. Compitió a pesar de la falta de apoyo financiero y de la artritis crónica.

Pauline Menczer en acción, en los tiempos en los que brilló en el surf
Pauline Menczer en acción, en los tiempos en los que brilló en el surf

“Hice el tour durante 20 años, y fui patrocinada durante dos años, tal vez, de esas dos décadas, y el par de personas que me patrocinaron no me pagaron todo el dinero de mi contrato”, dijo Menczer, de 50 años, en una entrevista telefónica desde su casa, a unos 480 kilómetros al norte de donde aprendió a surfear en la famosa playa de Bondi, en Sydney. “Así que todo el tiempo que fui surfista profesional, no me pagaron, básicamente. Muchas veces, nunca me lo dijeron personalmente, pero seguía oyendo que no tenía el aspecto que querían”.

Gracias a un nuevo documental y a una campaña de GoFundMe destinada a pagarle la bolsa del título mundial que nunca recibió, Menczer por fin recibe su premio. Según relató Menczer, tras parar recientemente en su ruta de autobús para recoger a un grupo de escolares, escuchó a un profesor preguntarles emocionado: “¿Sabéis que tenéis una campeona mundial como conductora del autobús?”.

“Las mujeres no pueden surfear”

“Girls Can’t Surf”, el documental que se estrenará esta semana en Australia y que busca un distribuidor en Estados Unidos, pone de relieve la ardua tarea de las surfistas de la década de 1980, que no recibían mucho respeto ni apoyo de sus homólogos masculinos ni de los organizadores de las giras. La película presenta a muchas de las mejores surfistas de la época hablando de la diversión y la frustración que experimentaban. Entre ellas Menczer y otras campeonas de la temporada, Frieda Zamba, Wendy Botha, Pam Burridge y Layne Beachley.

Pauline Menczer domando las olas
Pauline Menczer domando las olas

Muchos surfistas masculinos trataban a las mujeres con sexismo casual y hostilidad, ya que no querían que las mujeres invadieran sus aguas y se quedaran con una pequeña parte del dinero de los premios. En algunos eventos, las mujeres eran enviadas para entretener a la multitud cuando las olas eran demasiado débiles para el gusto de los hombres, o cuando los chicos simplemente querían ir a comer. Al principio, las mujeres debían llevar trajes de baño de una sola pieza, poco prácticos, mientras competían; en 1989, un importante evento del circuito suprimió la competición femenina, pero mantuvo el concurso de bikinis, antes de que una campaña con envío de cartas incluido hiciera que se diera marcha atrás.

Menczer debió luchar contra los prejuicios porque
Menczer debió luchar contra los prejuicios porque

El triunfo de Menczer en 1993 llegó justo cuando el grupo de mujeres que dominó por primera vez el circuito de la ASP empezó a dar paso a la siguiente generación de estrellas, entre ellas la campeona de 1994-97, Lisa Andersen. Menczer, una de las seis mujeres que consiguieron un título de temporada entre 1984 y 2003 en el circuito profesional de surf, era diferente a las demás. De baja estatura, con pecas y pelo corto y oscuro, no encajaba en el arquetipo superficial preferido por los posibles patrocinadores, a los que se sentía obligada a mantener en secreto su homosexualidad.

“En aquella época, el estereotipo de chica surfista era de ojos azules, pelo rubio y atlética, y ella era todo menos eso”, afirma Sophie Marshall, directora de producto global de la empresa de equipamiento y ropa de surf Rip Curl y la persona que lanzó la campaña de GoFundMe para Menczer.

Un clip de noticias de televisión en el documental muestra a Menczer viviendo en una furgoneta mientras compite. Una de las tácticas que utilizaba para llegar a fin de mes era comprar pantalones vaqueros cuando la gira hacía escala en Estados Unidos y revenderlos con un gran margen de beneficio en Francia.

Pauline Menczer a los 50, como conductora de un bus escolar en Australia
Pauline Menczer a los 50, como conductora de un bus escolar en Australia

Esta iniciativa empresarial tuvo lugar después de que Menczer ganara su título y se dirigiera a una feria comercial en Florida sólo para descubrir que “nadie sabía realmente quién era yo”. Dijo que recibió algunas ofertas que incluían ropa gratis, pero nada de dinero, a pesar de su condición de campeona mundial femenina.

“Así que lo superé”, dijo, “y pensé: ‘¿Sabes qué? Si no puedo hacerlo [con patrocinios], lo haré por mi cuenta’. "

Su aptitud de “buscavidas” continúa hasta hoy. Si mientras hace su ruta en autobús ve por casualidad una mesa desechada, Menczer es capaz de volver a por ella y arreglarla para poder venderla. Dice que le gusta su trabajo, sobre todo la posibilidad de relacionarse con los niños y ayudar a algunos de ellos a desarrollar su interés por el surf. Le encantaba su anterior trabajo como conductora de autobús en el aeropuerto, porque le daba muchas oportunidades de “compartir mis historias con la gente, y se emocionaban mucho”.

Para Marshall, Menczer está sacando lo mejor de las cosas, pero debería haber recibido una ayuda superior. “La falta de patrocinio de Pauline fue devastadora desde el punto de vista económico”, dijo. “La afectó enormemente y en cierto modo guió su vida hasta donde está hoy”.

La película inspiradora

Marshall asistió a una proyección de “Girls Can’t Surf” el mes pasado y dijo que salió “en parte enfadada pero en parte inspirada” para hacer algo por Menczer. Con varias décadas combinadas en el lado de los negocios del deporte, Marshall y Mimi LaMontagne, que ayudó a organizar la campaña de GoFundMe, saben lo críticos que son los patrocinios para el sustento de los surfistas profesionales. LaMontagne trabajó anteriormente en Rip Curl, y entre sus proyectos está ayudar con las relaciones públicas de “Girls Can’t Surf”. Dijo que la campaña de GoFundMe no está relacionada con la promoción del documental y que la idea surgió de Marshall.

Los registros son irregulares de la gira de la ASP, que fue vendida a una nueva gestión en 2013 y renombrada como la Liga Mundial de Surf en 2015. Pero Marshall y LaMontagne estimaron que, si hubiera habido una bolsa para Menczer en 1993, habría sido de unos 25.000 dólares australianos (unos 20.000 dólares). Ese fue el objetivo fijado para la campaña de GoFundMe.

Pauline Menczer, siempre en los grandes desafíos
Pauline Menczer, siempre en los grandes desafíos

Ese total se superó en pocos días. “Lloramos juntos, y fue un momento tan hermoso ver lo humilde que es [Menczer]”, dijo Marshall. “Y ha habido muchas lágrimas para ella desde entonces. Está sintiendo realmente el amor, lo cual es muy hermoso”.

Un efecto secundario feliz de “recibir todo este amor de todo el mundo y toda esta atención positiva”, dijo Menczer, ha sido una disminución del estrés y con ello una reducción de los brotes dolorosos de una rara enfermedad autoinmune, el pénfigo vulgar, que contrajo hace un par de años.

Hasta el lunes, la campaña de GoFundMe había recaudado más de 45.000 dólares, más que suficiente para que Menczer pueda pagar algunas facturas médicas y ayudar a otros a hacer lo mismo. Dijo que planea enviar parte del dinero a un hombre en Filipinas que también sufre de pénfigo vulgar, que causa insoportables ampollas en la piel y las membranas mucosas. Menczer también quiere donar a la Asociación de Surfistas Discapacitados y a organizaciones benéficas que benefician a las víctimas de trastornos autoinmunes.

El director de “Girls Can’t Surf”, Christopher Nelius, dijo que Menczer estaba “alucinada” por lo que describió como una merecida inyección de fondos y afirmación. “Imagina ser la mejor del mundo y que nadie quiera comercializarte”, dijo. “Es extraordinaria su determinación, y es muy inspiradora”.

Menczer, que dijo haber reparado su trofeo, se mostró satisfecha con el lugar en el que se encuentra en la vida y con el estado del circuito. Dijo que se emocionó cuando la Liga Mundial de Surf comenzó a dar el mismo dinero de los premios a hombres y mujeres en 2019.

“Cualquier cambio para lo positivo es absolutamente increíble”, dijo. “Cuando no estás bien, y te despiertas y te sientes bien, la vida es increíble y todas esas otras cosas no importan realmente”.

Fuente: The Washington Post