El Sevilla truncó una racha de dos meses sin perder

Agencia EFE
·3  min de lectura

Sevilla, 4 may (EFE).- El Sevilla, con la derrota del lunes ante el Athletic Club (0-1) en el partido que cerró la trigésima cuarta jornada de LaLiga Santander, truncó una racha de dos meses sin perder un encuentro oficial, período en el que jugó nueve, ocho del torneo doméstico y otro de la Liga de Campeones y en el que acumuló siete victorias y dos empates.

El equipo de Julen Lopetegui, gracias a esa racha, se metió en la recta final de LaLiga con una nueva participación asegurada en la 'Champions' a falta de cinco jornadas para la conclusión del campeonato y con opciones matemáticas de optar al título, aunque el traspiés del lunes en el Sánchez Pizjuán le resta casi todas las posibilidades de ser primero, aunque aún no números no lo descartan.

El Sevilla inició marzo con dos grandes decepciones, su eliminación en las semifinales de la Copa del Rey ante el Barcelona (3 de marzo) y en los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Borussia Dortmund alemán (9 de marzo).

Además, esas circunstancias se unieron en el tiempo con dos derrotas seguidas en LaLiga, ante el Barcelona (0-2) y en Elche (2-1), lo que supuso el peor momento en lo que iba de curso, que empezó después de que en verano se proclamase campeón por sexta vez de la Liga Europa al derrotar en la final al Inter de Milán italiano.

Fue precisamente después de la derrota en Elche cuando el Sevilla volvió a resurgir, pues tres días después, el 9 de marzo, jugó la vuelta de los octavos de la Champions en Dortmund y, pese a caer eliminado, los de Lopetegui empataron a dos y pelaron hasta el final por igualar una ronda que se había puesto mal en la capital andaluza con el 2-3 de la ida.

No obstante, con ese empate en Alemania, los sevillistas iniciaron la racha de nueve partidos sin perder, al acumular después en LaLiga ocho jornadas con siete victorias y un empate que empezó con el triunfo en el Sánchez Pizjuán en el derbi ante el Betis (1-0).

Después vino otra victoria ante el Elche (2-0), en el partido que tenía pendiente de la segunda jornada, y un empate en Valladolid (1-1) que supo al triunfo al llegar en el último minuto del partido con un gol del portero marroquí Yassine Bono.

De ahí hasta este lunes, llegaron cinco partidos ganados seguidos, ante el Atlético de Madrid (1-0), Celta (3-4), Real Sociedad (1-2), Levante (0-1) y frente al Granada (2-1), con lo que se certificó asegurar la cuarta plaza de la clasificación.

Ahora, tras la derrota ante el Athletic, el equipo tiene cuatro jornadas de LaLiga por delante en las que puede mejorar su clasificación y también superar el récord de puntos en un campeonato que el Sevilla tiene en su historia en Primera División, fijado en la temporada 2014-15 con 76 puntos, de los que está a seis con doce aún en juego.

Los de Lopetegui, que este martes tienen descanso, a partir del miércoles iniciarán la preparación del partido que disputarán el próximo domingo en la ciudad deportiva Valdebebas ante el Real Madrid, donde empezará la recta final de una temporada que el técnico guipuzcoano calificó tras la derrota ante el Athletic como "extraordinaria".

Antonio Gutiérrez

(c) Agencia EFE