El Sevilla ganó seis de sus siete partidos ante rivales rusos en el Pizjuán

Agencia EFE
·2  min de lectura

Sevilla, 1 nov (EFE).- El Sevilla, que el miércoles recibe al Krasnodar en la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, ganó seis de los siete partidos oficiales que disputó frente a rivales rusos en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

El precedente más cercano fue hace poco menos de dos años, precisamente ante el propio Krasnodar, en la fase de grupos de la Liga Europa, un encuentro que los sevillistas debían ganar para pasar a la fase de eliminatorias y lo hicieron por 3-0, gracias a un doblete de Ben Yedder y a un penalti ejecutado por Banega.

El único tropiezo de los sevillistas ante un visitante ruso fue en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de la temporada 2009-10, cuando el CSKA pasó a cuartos pese al 1-1 que traía de Moscú gracias a un 1-2 firmado por goles de Necid y Honda, replicados sólo por el tanto del local Perotti.

Pese a su triunfo (2-1) en casa, el Sevilla quedó eliminado en su primera eliminatoria contra un rival aún ruso, el Torpedo, en los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA 90-91, cuando los moscovitas defendieron el 3-1 de la ida al perder un partido en el que se adelantaron por medio de Savichev y remontaron los andaluces gracias a Bengoechea y Ramón Vázquez.

El Sevilla salió airoso de los otros cinco enfrentamientos contra rivales rusos, el primero de los cuales fue en los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA 2005-06, cuando los hombres de Juande Ramos certificaron la victoria (0-1) en el campo del Lokomotiv de Moscú con un triunfo por 2-0, en el que marcaron Maresca y Puerta.

Esa misma campaña, en los cuartos de un torneo que finalmente ganó el equipo andaluz, los sevillistas eliminaron al Zenit de San Petersburgo sustentados por la goleada (4-1) lograda en el Sánchez-Pizjuán, en un encuentro en el que los goles locales llegaron por parte de Saviola (2), Martí y Adriano, mientras que Kerzhakov hizo el tanto visitante.

La antepenúltima visita de un equipo ruso a Sevilla también la giró el Zenit de San Petersburgo, en los cuartos de final de la Liga Europa 14-15, ganada asimismo por los sevillistas, que remontaron aquel encuentro de ida, ya que los bálticos se adelantaron mediante Ryazantsev, pero Bacca y Denis Suárez le dieron la vuelta al marcador.

En la última participación del Sevilla en la Liga de Campeones, en la temporada 17-18, los hombres de Eduardo Berizzo superaron la fase de grupos gracias a los tres puntos sumados en la visita del Spartak de Moscú, al que venció (2-1) con goles de Lenglet y Banega pese al tanto con el que Zé Luis acortó distancias.

(c) Agencia EFE