Sergio Goycochea y Andreas Brehme revivieron el penal de la final de Italia 90: “Tanía un poquito de miedo”

·1  min de lectura
Luego del penal sancionado por Edgardo Codesal, Andreas Brehme convierte y festeja con una voltereta. Lo acompaña Jürgen Klinsmann
Luego del penal sancionado por Edgardo Codesal, Andreas Brehme convierte y festeja con una voltereta. Lo acompaña Jürgen Klinsmann

Sergio Goycochea y Andreas Brehme, protagonistas excluyentes de la final del Mundial de Italia 90 charlaron casi 31 años después de aquella noche en el Olímpico de Roma y revivieron el penal que definió el título para los alemanes a pocos minutos del final.

Goycochea se animó a preguntarle a Brehme si tuvo miedo segundos antes de patear, a lo que el 3 germano primero respondió que no, pero entre risas admitió que “un poquito, un poquito”.

Goycochea
Goycochea


Goycochea

Brehme lo consultó al ex River y Racing, entre otros, si seguía trabajando en los medios, a lo que el ex arquero argentino respondió que lo hacía hace 20 años, pero que si hubiera detenido aquel famoso penal, “no tendría que estar trabajando”.

La conversación, que se dio entre risas y algunas dificultades idiomáticas, fue amena y se contaron algunos secretos de aquellos segundos decisivos.

Goycochea le confesó que sabía que iba a patear cruzado a su palo derecho, pero pensó que la pelota iría al ras. Por su parte, el alemán, dijo que nunca dudó qué iba a hacer desde el momento que acomodó la pelota en el punto del penal.

Andreas Brehme recordó a Diego Maradona, a cinco meses de su muerte
Instagram Andreas Brehme


Andreas Brehme recordó a Diego Maradona, a cinco meses de su muerte (Instagram Andreas Brehme/)

“Era muy difícil. Fui a lo seguro. Con un arquero como vos, era difícil patear un penal. Los otros que podían patear eran Littbarski, Matthäus y yo. Lothar dijo que no y Franz Beckenbauer dijo “Andy, le pegas tú”.”, contó el ex defensor del Inter de Milán.

En el comienzo de la charla, ambos recordaron con tristeza a Diego Maradona,, fallecido el pasado 25 de noviembre. “Qué dolor tan grande lo de Diego”, dijo el alemán.