Sergio Agüero en Manchester City: la mal suerte del Kun, que otra vez se quedó afuera

LA NACION
·2  min de lectura

Era el momento esperado. Después de una lesión, el Kun Agüero perdió la titularidad en Manchester City. Pero este partido por la FA Cup, contra Birmingham, un rival del Championship (la segunda división), parecía una buena oportunidad para que recuperara algo de tiempo en la cancha. Pero tampoco pudo ser. Por ser contacto estrecho de una persona que se contagió coronavirus, el club activó los protocolos y decidió ponerlo en cuarentena hasta que pueda realizarse nuevos testeos.

Fue sorpresivo no verlo en la lista de jugadores convocados por Pep Guardiola para el match que se está jugando entre el City y Birmingham (se puede ver en directo por ESPN). El primer rumor fue "otra lesión". Pero más tarde se confirmó que ese no era el motivo. Como sea, la mala suerte parece perseguir al Kun, en la que, por todos estos contratiempos, ya es la peor temporada de su carrera en Europa. Apenas lleva dos goles en 9 partidos. Y ninguno de ellos los pudo jugar completos.

Otro golpe: el blooper de Armani que sentenció la suerte de River en la Copa Maradona

Es cierto que todavía le queda tiempo para recuperarse y volver a entrar en ritmo. Pero todo esto ocurre mientras en Inglaterra los rumores indican que el Kun, de 32 años, podría irse del equipo, ya que en junio se termina su contrato y tiene vía libre para negociar su salida sin costo de Manchester.

Las estadísticas son contundentes. Agüero apenas jugó cinco partidos en la Premier League. Tres como suplente y dos como titular en los que no llegó a completar los 90 minutos. Y no convirtió.

Lionel Messi está hecho un fuego en la cancha, derrite la nieve con goles en su mejor semana desde el burofax y se acerca a un récord de Maradona

Además, sumó apenas 16 minutos como suplente en el partido con Arsenal en la Copa de Liga (tampoco anotó). Y un poco mejor le fue en la Champions League, donde al menos metió sus dos únicos goles de la temporada (contra Marsella y Porto). Pero en esos tres encuentros, tampoco pudo jugar de principio a fin.

Si se suman todos los minutos en los que estuvo en la cancha (262), no llega a completar el tiempo de juego de lo que significarían tres partidos. Muy pobre.

Desde que llegó a Europa, incluso si se cuenta la primera temporada, la del debut con Atlético de Madrid, en la que tenía apenas 18 años, este es el ejercicio con menos goles en su carrera. Aquella vez, en la 2006/07, había hecho 7 goles.