Hoy puede ser un gran día: Campazzo y Deck van por la liga española en Barcelona vs. Real Madrid

LA NACION
lanacion.com

Facundo Campazzo es campeón vigente de la liga española. Y puede renovar semejante título esta tarde. Pero la oportunidad que tiene Real Madrid de consagrarse en ese torneo, por cuarta vez en cinco años, es algo más que eso para la mirada argentina del básquetbol. Por un lado, puede haber un nuevo producto de la Liga Nacional coronado en el mejor baloncesto de Europa, Gabriel Deck, y por otro, Campazzo puede alcanzar la mayor gloria en el certamen, como el jugador más valioso de la final.

Y esa final es nada menos que un superclásico, Real Madrid vs. Barcelona, al mejor de cinco capítulos. El de este viernes, que comenzará a las 16 de Buenos Aires, será el cuarto, luego de las victorias merengues por 87-67 y 81-80 en la capital y el triunfo culé por 78-77 en el Palau Blaugrana.

A muy poco estuvieron Real, Deck y Campazzo de conseguir todo aquello anteayer, cuando el cordobés, con un apósito en la sien derecha, hizo una desordenada penetración a falta de 10 segundos y trastabilló; la pelota quedó en poder de Howard Tompkins, pero el estadounidense falló desde muy cerca del aro, apremiado por rivales y por el reloj.

Como en el primer juego de la serie, Campazzo tuvo una producción consagratoria, esta vez ante los 7238 espectadores que cubrieron el estadio del archirrival: en 30 minutos, 18 tantos con altísima eficiencia (3/4 en dobles, 2/3 en triples, 6/6 en simples), 4 asistencias, 2 rebotes y 2 robos, con un estupendo +26 en valoración (suma y resta de aciertos y errores en rubros estadísticos). En aquel cruce inicial había sido la figura, con 19 puntos (2/3, 3/5, 6/6), 4 pases-gol, 1 robo y +24.

La participación de Deck, en tanto, es más marginal. Algo lógico, tratándose de su primera temporada en la mejor liga de un país europeo. El santiagueño de 24 años no es una vía de ataque, al punto de que casi no lanza al aro, y mantiene una función de rol, complementaria, lejos de ser una estrella. Y aun así, es titular.

Estrella ya es su compatriota, que luego de levantar, vestido ya de blanco, la copa en la 2014/2015, pasó dos temporadas cedido a Murcia, se fogueó y volvió para conducir a este Real Madrid repleto de astros. Es cierto que en el segundo encuentro de esta final falló (4 tantos, 2 recobres, 1 asistencia, 1 pérdida, 5 faltas y -22 para su equipo mientras él estuvo en la cancha), tanto como que brilló en los otros dos. En caso de un Real campeón, tiene las mayores posibilidades de acceder a un premio MVP. Y con él, de que lo miren aun con más seriedad y deseo desde la anhelada NBA.

Qué leer a continuación