De no ser por él...

·2  min de lectura

Ramón Treviño, enviado

PACHUCA, Hgo., febrero 23 (EL UNIVERSAL).- Raúl Gudiño rescató lo que pudo ser una bochornosa derrota para las Chivas.

El Guadalajara desaprovechó una oportunidad de victoria y sufrió mucho frente al peor equipo del torneo Guardianes 2021: el Pachuca (1-1).

Recostado del lado derecho y con el balón en las manos, el meta rojiblanco atajó el penalti cobrado por Roberto de la Rosa, en los últimos minutos del duelo disputado en el estadio Hidalgo.

Los Tuzos –en el fondo de la tabla de clasificación– asfixiaron al Rebaño de Víctor Manuel Vucetich, quien salvó el insípido empate, beneficiado por el mal disparo del joven delantero y la reacción de su portero.

Las Chivas se adelantaron en el primer tiempo, gracias a un fuerte cabezazo de su capitán, Jesús Molina, que le dobló la mano izquierda a Óscar Ustari (29'). La cara de Paulo Pezzolano lo dijo todo: con la boca entreabierta y ojos sin parpadear.

En cuanto arrancó la segunda parte, los Tuzos fueron otros, en comparación con lo que se había visto en seis fechas del Guardianes 2021. Los hidalguenses asfixiaron a los rojiblancos y sacudieron a su defensa.

Tanta fue la presión que el Pachuca encontró el empate, en el pie de Gustavo Cabral (49').

La igualada no fue suficiente para los Tuzos; volvieron a atacar y desgastaron al Guadalajara. Tardó, pero Vucetich —después de una falla increíble de Mauro Quiroga frente al arco abierto— mandó a Fernando Beltrán y a Uriel Antuna para frenar los embates de los locales.

La última acción la tuvo el Pachuca: Hiram Mier estiró su brazo derecho dentro del área y desvió el balón. Penalti claro y señalado por César Arturo Ramos. El juvenil De la Rosa tomó el balón y se lo regaló a Gudiño.

Las Chivas fallaron en la visita frente al peor equipo del torneo, que no ha ganado en el año.