Con sentimientos encontrados, atletas vuelven de Panamericanos

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 1 (EL UNIVERSAL).- Poco a poco, los atletas mexicanos que participan en Lima vuelven a casa y la mayoría lo hace con rostros de satisfacción, pero se ensombrecen al recordar la falta de apoyo que aqueja al deporte.

Fabián de Luna, gimnasta que subió a lo más alto del podio en anillos, recordó que el campeonato panamericano representa el esfuerzo que ha hecho para llegar. Y con respecto a las "sorpresas" que el presidente prometió en su conferencia mañanera, el deportista pidió que se les apoye, pues "las competencias no se pagan solas", al tiempo que sostuvo su firme intención de "ir por más".

Su compañero de Selección y también medallista de oro, Isaac Núñez, coincidió sobre los apoyos y dejó saber su deseo de verlos reflejados tras la buena actuación en tierras incas. Agregó que su siguiente meta es el Mundial en octubre, donde buscarán el boleto a la magna justa del próximo año.

La pentatleta Mariana Arceo, quien se perfila para contender por el Premio Nacional del Deporte, dijo que el primer lugar era su única opción, aunque reconoció que le cuesta asimilar que ya es suyo. "El oro era mi objetivo y trabajé por él, pero aún no me la creo", señaló.

Por el contrario, Beatriz Briones -también ganadora de la presea dorada (en canotaje)- confesó que su resultado fue más allá de su propia expectativa: "Fui a Panamericanos sin pensar en metales, quería estar satisfecha con mi trabajo y entregarlo todo, estoy muy feliz".

En representación de la halterofilia, fue Jonathan Muñoz quien regresó triunfador. Al igual que Briones, reveló que la presea áurea fue una sorpresa. "Es un resultado que no se esperó pero se consiguió y estoy contento", indicó.

Y así, los deportistas aztecas continúan enalteciendo el nombre de México en Perú, para retornar a su tierra y lidiar con gestiones complicadas que –probablemente- no los detendrán en su búsqueda del éxito.

Qué leer a continuación