España veta varias publicidades de la cadena de gimnasios más grande de Europa por ser machista

Yahoo Noticias

El inicio del litigio se remonta a 2017, cuando el Instituto de la Mujer interpuso una demanda contra la publicidad de la cadena de gimnasios McFit por considerar que denigraba a la mujer. Ahora, casi tres años después, el Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid ha estimado al completo la demanda y condenado a la filial española a retirar los anuncios, pagar las costas y publicar la sentencia, a la que ha tenido acceso El Confidencial y cuyo contenido ha sido desvelado por dicho medio.

El fallo emitido por el juez Teodoro Ladrón hace referencia a tres imágenes en concreto. Dos de ellas -ambas del trasero de una mujer- se corresponden con un spot lanzado en diciembre de 2016 con el título Proud to be McFit y que puede verse en Youtube- y una tercera cuya fecha publicación no se especifica pero que tiene como protagonista la misma parte del cuerpo femenino. En los dos primeros casos, en los que el juez estima que "se utiliza el cuerpo de la mujer como objeto y no hay conexión directa e indiscutible entre la imagen de la mujer y el producto promocionado”, lo que se ve es a una chica en la biblioteca con pantalones cortos que se agacha y otra mujer cuyo trasero se muestra en primer plano cuando va a mantener relaciones sexuales.

En la tercera, que se corresponde con otro anuncio impreso en el que aparece una mujer con unos pantalones tan cortos que resultarían incómodos y poco prácticos de llevar a la hora de realizar ejercicio, el magistrado ve “una conexión débil” con el producto que se promociona. Tan ‘débil’ que la define "como elemento captatorio y con connotaciones eróticas”. De ahí que haya declarado que "la demanda ha de ser totalmente estimada”.

El Confidencial destaca que esnsu sentencia Ladrón, quien menciona otros casos de publicidades en la misma línea, recoge que “el contexto en el que discurren los referidos fotogramas del vídeo denigra a la mujer” ya que estando en un “contexto del conocimiento, el saber y la inteligencia” como es una biblioteca, nunca se hace referencia a esa cualidad de la protagonista de la escena, sino lo que se muestra “es, solo y simplemente, 'un trasero bonito y con connotaciones eróticas”.

En el caso del short que luce la protagonista de la otra campaña cuya retirada ha sido ordenada, destaca que “la ropa que lleva [...] es, claramente, incómoda para un gimnasio: basta imaginarse cómo queda esta ropa cuando la mujer se siente o se suba a una de las varias máquinas existentes en el gimnasio (…) Se usa para captar la atención del público y mostrar el trasero de forma procaz".

En su momento McFit esgrimió como argumento en su defensa que siendo una cadena de gimnasios existe “una estrecha relación entre la fotografía y el servicio que ofrecemos, pero no una 'absoluta desconexión' como lo sostiene genéricamente la demandante”. Además, desde su punto de vista y promocionando “el atractivo físico y el bienestar subjetivo” como dicen hacer, les parecía “lógico y coherente que en la fotografía aparezca una mujer con un cuerpo 'en forma' cuyas comúnmente llamadas 'zonas rebeldes' —glúteos, muslos, vientre— juegan un papel central en el mensaje publicitario”.

Un argumento que no comparte el juez, que ha fallado en su contra. La empresa, la mayor de gimnasios en Europa por su número de socios, ha anunciado que recurrirá.

Más historias que te pueden interesar:

Esta es una de las imágenes que desencadenaron la demanda del Instituto de la Mujer y posterior sentencia condenatoria del juez contra McFit por considerar que "denigra" a la mujer. (Foto: Captura de Youtube)
Esta es una de las imágenes que desencadenaron la demanda del Instituto de la Mujer y posterior sentencia condenatoria del juez contra McFit por considerar que "denigra" a la mujer. (Foto: Captura de Youtube)


Qué leer a continuación