Cómo están las selecciones sudamericanas a días del reinicio de las Eliminatorias

El 23 de marzo comenzará a disputarse el tramo final del camino rumbo a Rusia 2018: qué se juega cada equipo en las últimas seis fechas.

El 23 de marzo se reanudarán las Eliminatorias Sudamericanas con la disputa de la 13° fecha del calendario. Con los cuatro cupos directos y la plaza de repechaje aún por definirse, las distinas selecciones del continente encararán las últimas seis jornadas del camino rumbo a Rusia 2018 con objetivos, ambiciones y realidades bien distintas entre sí.

A continuación, un repaso por la realidad de cada uno de los combinados nacionales del continente, a menos de una semana del inicio del tramo final de la búsqueda mundialista:

Brasil (27 puntos): La Verdeamarela lidera la tabla con comodidad y, salvo una catástrofe de magnitudes históricas, tendrá su plaza para el Mundial. Luego de las dudas del ciclo Dunga, la llegada de Tite tras la Copa América Centenario le devolvió el alma al Scratch, que acumula seis triunfos consecutivos y si le gana a Uruguay en su próximo partido le sacará siete puntos al segundo, con 15 por disputar. Si se dan algunos resultados, puede cerrar la próxima doble fecha con, al menos, el repechaje asegurado.

Uruguay (23 puntos): Si el 23 de marzo vence a Brasil en el Centenario, la Celeste comenzará a encaminar su clasificación. Sin embargo, una derrota podría complicar demasiado los planes de un equipo de Oscar Tabárez que hasta aquí ganó todos sus partidos como local y sólo recibió un gol. El duelo del 28 contra Perú, en Lima, también será decisivo: si gana, el equipo charrúa se quitará de encima un competidor directo. Después, le quedan dos partidos clave contra Argentina y Paraguay y tiene la ventaja de cerrar las Eliminatorias contra los dos equipos más débiles: Venezuela y Bolivia, en casa.

Ecuador (20 puntos): Después de un arranque demoledor, que parecía catapultarlo con comodidad hacia Rusia, el Tri se metió en problemas en los últimos partidos y se jugará buena parte de su tranquilidad en la próxima doble fecha, contra dos rivales que hoy están afuera de la zona de clasificación pero aspiran a meterse en el Mundial: Paraguay (como visitante) y Colombia (de local). Sobre todo porque el equipo de Gustavo Quinteros tiene uno de los fixtures más complicados: tras los partidos de marzo, debe jugar con Perú, Brasil, Chile y Argentina.

Chile (20 puntos): Beneficiado por el fallo de la FIFA que le dio dos puntos en el escritorio por el encuentro contra Bolivia, el campeón de América es el último de los que se clasificaría de forma directa a la Copa del Mundo. Sin embargo, deberá defender esa plaza en su próximo partido, mano a mano contra Argentina y como visitante. Del resultado en el Monumental dependerá buena parte del devenir de la Roja en las Eliminatorias: luego tendrá que ganarle a Venezuela de local para afrontar unas últimas cuatro fechas complicadas, con partidos en Santiago frente a Paraguay y Ecuador y dos visitas muy duras a Brasil y la altura de Bolivia.

Argentina (19 puntos): "Si le ganamos a Chile, vamos al Mundial", repite como un mantra Edgardo Bauza desde hace un tiempo. Se trata de una expresión que hace cuentas mucho más emocionales que matemáticas, porque si bien un triunfo contra la Roja volvería a dejar a la Albiceleste en puestos mundialistas, el resto del fixture no es nada sencillo para un equipo que nunca se mostró confiable en todo lo que va de las Eliminatorias: además de visitar a Bolivia en el techo del mundo el 28 de marzo, también tendrá que jugar en la altura de Ecuador y en el Centenario, contra Uruguay. En los otros dos encuentros, recibirá a Venezuela y Perú. Una derrota con el campeón de América, en tanto, dejaría un panorama desolador para el equipo del Patón, que hasta podría quedar afuera de la zona de repechaje.

Colombia (18 puntos): El equipo de José Pekerman se juega casi todas sus chances en esta doble fecha. Si sale bien parado de los partidos como local contra Bolivia y de visitante frente a Ecuador, el seleccionado cafetero afrontará las últimas cuatro jornadas con chances concretas de meterse en el Mundial, pero si pierde alguno de los dos encuentros (en especial contra un rival directo como el Tri), comenzará a despedir su sueño mundialista. Para el final le quedan visitas a Venezuela y Perú y dos difíciles cruces como local contra Brasil y Paraguay.

Paraguay (15 puntos): La Albirroja se quedó sin margen de error y ya no puede permitirse el más mínimo tropiezo si quiere tener alguna posibilidad de, al menos, entrar al repechaje. Sin embargo, en la próxima doble fecha tendrá dos compromisos durísimos, que marcarán definitivamente sus aspiraciones: recibe a Ecuador y visita a Brasil. La ventaja para el equipo de Chiqui Arce es que aún debe jugar contra casi todos sus rivales directos: visitará a Chile y Colombia y será local de Uruguay (y también de Venezuela).

Perú (14 puntos): Luego de larguísimos años de mirar a todos desde lo profundo de la tabla, el combinado incaico siente que tiene posibilidades de pelear por un puesto en el repechaje. Pero, para conseguirlo, no puede fallar en nada: tiene que ganarle a Venezuela el próximo partido, en el que será visitante, conseguir los nueve puntos que le restan por disputar en Lima (contra Uruguay, Bolivia y Colombia) y aspirar a llevarse algo de sus visitas a Ecuador y Argentina. Una tarea por demás complicada.

Bolivia (7 puntos): Hace años que no está al nivel del resto de las selecciones del continente, a punto tal que podría quedar matemáticamente eliminada en esta doble fecha, con todavía cuatro partidos por disputarse. Sin embargo, puede ser el juez de la tabla: aunque como visitante no es rival para nadie (no gana fuera de casa desde hace más de 23 años), todavía tiene que recibir en la altura a Argentina, Chile y Brasil.

Venezuela (5 puntos): Todo lo bueno que había construido la Vinotinto en los dos ciclos mundialistas previos, se derrumbó en el camino a Rusia. Cuando termine la doble fecha, seguramente ya estará eliminada matemáticamente. Al igual que Bolivia, sus resultados de acá al final serán decisivos para los demás: todavía tiene que jugar con cuatro de los seis primeros.