La Selección Sub-23 cumple, pero le falta

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., marzo 19 (EL UNIVERSAL).- La Selección Mexicana Sub-23 debutó en el Preolímpico con goleada —como estaba previsto—, sobre República Dominicana (4-1).

El Tricolor juvenil de Jaime Lozano abusó de soberbia, erró constantemente en el área rival y dejó insatisfecha a la afición que se presentó al estadio Jalisco. A pesar de todo esto, las facilidades del cuadro caribeño permitieron la goleada, que pudo ser del doble.

Con tres goles de Sebastián Córdova, el conjunto mexicano tramitó el duelo más accesible del grupo; ahora vienen Costa Rica y Estados Unidos, respectivamente. A pesar de la posesión del esférico y la verticalidad, el combinado nacional desaprovechó varias oportunidades.

Fue hasta que Carlos Rodríguez, volante de los Rayados, empujó el esférico al fondo de las redes dominicanas, que se pudo abrir el marcador. Ese gol –anotado al minuto 22– fue suficiente para que la Selección Nacional bajara la presión y se fuera con la ventaja al descanso. Para la segunda parte, los de Jaime Lozano no tardaron en aumentar la ventaja, con el primer gol de Córdova (51’), beneficiado por las carencias defensivas del rival.

El jugador del América, quien mide 1.74 metros de estatura, no tuvo complicaciones para rematar con la cabeza y anotar el tercer tanto para el Tricolor.

El arbitraje de la Concacaf no sale de la polémica, ya sea dentro o fuera de la Liga MX. El silbante Reon Radix señaló un jalón de Johan Vásquez sobre Dorny Romero fuera del área, pero —ante los reclamos de los dominicanos y auxiliado por su abanderado— cambió su decisión y pitó penalti, ejecutado correctamente por Edison Azcona (72’).

En el 91’, el guardameta Johan Guzmán regaló también una pena máxima, sentenciada por el mismo Córdova, tras el rechace del portero.