Lo que dice la gente de a pie, abuelas incluidas, que apoya a Trump a toda costa

M. J. Arias
·3  min de lectura

“Le contaré a mis nietos que luché por esto”, decía una orgullosa abuela estadounidense ante las cámaras de la BBC cuando el periodista a pie de calle le preguntaba por qué estaba allí, protestando en Washington, poco antes de que comenzase la ratificación de Joe Biden como presidente electo que una turba de seguidores de Donald Trump interrumpió al tomar por la fuerza el Capitolio.

Los seguidores de Donald Trump compran, sin pruebas, que las elecciones han sido un "fraude" y que les han "robado" el resultado. (Foto: Kent Nishimura / Los Angeles Times via Getty Images)
Los seguidores de Donald Trump compran, sin pruebas, que las elecciones han sido un "fraude" y que les han "robado" el resultado. (Foto: Kent Nishimura / Los Angeles Times via Getty Images)

En la pieza de vídeo publicada por la mencionada cadena lo que se preguntan sus autores es que “¿qué querían los miles de partidarios de Trump que se reunieron en Washington DC?”. Explican desde la BBC que “las opiniones de estos manifestantes fueron capturadas horas antes de que las protestas se volvieran violentas”. Sus respuestas dan una idea bastante clara de qué es lo que defienden y como todos ellos se alinean con el discurso del todavía presidente de los Estados Unidos.

Es decir, que les han ‘robado’, que las elecciones han sido un ‘fraude’ y que el Donald Trump debería seguir una legislatura más en la Casa Blanca. Es el discurso que ha alimentado el líder republicano desde antes incluso de que se votase y en el que insistía incluso después del asalto al Congreso perpetrado por sus seguidores.

“No nos vamos a rendir”, grita una de las manifestantes preguntada por la BBC al tiempo que añade dirigiéndose a Biden que “no llegará a La Casa Blanca”. Visiblemente alterada y a gritos ante la cámara, se muestra convencida de que “la verdad”, como ella dice, “prevalecerá el 20 de enero en la Casa Blanca”. Según su razonamiento, basado en ninguna prueba, que Trump ganó en realidad las elecciones y será presidente.

Otra de las asistentes a la marcha de este miércoles en DC asegura que está “donde toca estar”. Aunque quizá el discurso más impetuoso sea el de una abuela llamada Jennifer Perrine, que dice orgullosa que le contará a sus nietos que estuvo ahí, que luchó por esto. “Hice este mundo mejor para vosotros”, declara que les contará. Y eso que, según su testimonio, llegar hasta Washington no le resultó fácil. Fue un viaje junto a otras 54 personas en autobús, una “larga noche”, dice. Aunque, según sus propias palabras (dichas antes de la violencia), “mereció la pena”.

Una de las preguntas lanzadas a los manifestantes fue que cómo se sentirían cuando se certifique que, efectivamente y contra su teoría de la conspiración, el ganador es Biden. “Romperá mi corazón. Hay muchas preguntas sobre la ilegitimidad de las elecciones y me parte el corazón que esto ocurra en EEUU”, asegura un seguidor de Trump.

En medio de clima de desconfianza entre los votantes republicanos y aún dando credibilidad a las informaciones falsas promovidas por el propio Trump que han provocado que medios de comunicación corten su discurso por acusar sin pruebas y que le bloqueen sus perfiles en redes sociales, hay quienes mantienen que aceptarán lo que marque la ley porque “es lo correcto”. Aunque, como apostilla la seguidora que así se expresa, no se fíe e insista en que las “irregularidades" están ahí.

Unos testimonios de quienes acudieron este miércoles a Washington que difieren en poco o nada de los expresados por los entrevistados por Donie O’Sullivan, de la CNN, solo unos días antes en Dalton (Georgia). Allí se escucharon frases como que Biden “nunca será mi presidente” junto a carteles que hablan de ‘parar el robo’. Incluso un seguidor de Trump, para desconcierto del periodista, llega a mencionar una “guerra civil”. Solo una de las entrevistas promueve aceptar el resultado y “echarse a un lado”.

EN VÍDEO | Cuando un miembro de Qanon disfrazado de bisonte presidió el Senado de EEUU