Sebastián Vignolo le cree "absolutamente todo" a Carlos Tevez: "No es mala leche"

LA NACION
·2  min de lectura

En el programa ESPN90, el conductor Sebastián Vignolo opinó sobre la falta de Carlos Tevez sobre Tomás Pochettino, de Talleres, que disparó la polémica.

"Yo puedo entender cierta actitud, no la puedo justificar. Tevez no es un jugador mal intencionado. Tevez no es un jugador mala leche. Tévez no es un jugador que salga a la cancha a romper a nadie", comenzó Vignolo al exponer su opinión sobre la desafortunada jugada.

Boca-Talleres: ¿Era roja? Así fue el planchazo de Carlos Tevez a Tomás Pochettino, ¡a los 3 segundos!

El conductor recalcó la situación personal por la que pasa el jugador xeneize. "Lo sostengo, porque es lo que pienso. Pienso que Tevez es un jugador que, en determinado momento, tiene cosas del futbol callejero. Tevez juega en su cabeza con untema personal muy pesado, muy complejo. No es un tema menor, esta su papá en una situación límite".

Luego, Vignolo admitió que, por la potencia del golpe, Pochettino podría haber terminado gravemente lesionado. "No justifico nada, la verdad que fue fuertísimo, horrible, lo pudo haber roto a Pochettino. Estoy convencido que no tenía la intención de hacerlo", manifestó Vignolo.

"Hay gente que no entiende, una cosa es justificar, no lo hago, y otra cosa es entender, que sí lo hago. Su cabeza no está en su mejor versión. Cuando el tema personal golpea, cuando es una situación tan compleja, también hay vaivenes", sostuvo el conductor sobre la inesperada reacción de Tevez.

Más adelante, Vignolo recordó los dichos del jugador sobre momentos de descarga, incluso, durante un partido. "Dijo que en el entretiempo llora, ¿no le van a creer a Tevez? ¿Van a creer que es un actor? ¿Que sale para dar lástima? Yo le creo absolutamente todo. Le creo porque es sanguíneo, es sincero", opinó Vignolo y recordó el temperamento de Tévez que hasta lo llevó a rechazar al seleccionado nacional.

"Es impagable": el "Pollo" Vignolo se deshizo en elogios con Carlos Tevez

Tevez se ubicó en el centro de la escena el domingo, cuando apenas transcurridos tres segundos del partido entre Boca y Talleres, estiró bruscamente su pierna y golpeó desde atrás a su rival. Pochettino, que no tuvo posibilidad de esquivar el golpe porque estaba de espaldas, quedó tendido en el piso durante unos instantes y Tevez recibió una tarjeta amarilla.